EFEMadrid

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha fracasado este lunes en su nuevo intento de convertirse en eurodiputado sin acatar la Constitución presencialmente en el Congreso de los Diputados, durante el acto en el que la Junta Electoral Central ha dado por válidas todas las fórmulas empleadas por los electos a los que había convocado.

La Policía Nacional y los servicios de seguridad de la Cámara reforzaron los controles de los accesos desde el viernes para prevenir la más mínima opción de que Puigdemont se dejara ver por Madrid para hacerse con la credencial y, con ella, viajar a la constitución del Parlamento europeo, en Bruselas, el 2 de julio. Ser eurodiputado supone arrogarse unas prerrogativas que podrían complicar la acción de la Justicia española.

El líder de JxCat, cabeza de lista de la coalición Lliures per Europa en los comicios del 26 de mayo, no se ha desplazado a España, ni tampoco el número dos de esa lista y exconseller catalán, Antoni Comín, ya que los dos están fugados de la Justicia española y sobre ambos pesa orden de detención.

Pero sí ha ido al Congreso el abogado de estos, Gonzalo Boye, quien incluso ha intentado entregar a la Junta Electoral una documentación "válida en Bélgica" que, según sus palabras, dan fe de que tanto Puigdemont como Comín han acatado la Constitución y cumplen el requisito para estar en Bruselas el 2 de julio.

Sin embargo, los servicios de la Cámara han impedido a Boye entregar los documentos y le han explicado que el trámite correcto es acudir a la oficina del órgano electoral y registrar allí el escrito con el que pide se tenga en cuenta esta suerte de poder notarial. El abogado, además, no estaba acreditado para permanecer en la sala.

El jueves, cuando la JEC tiene previsto reunirse de nuevo, precisan a Efe fuentes del órgano electoral, es posible que se estudie el escrito.

La que ha protagonizado el abogado de Puigdemont y de Comín ha sido la única incidencia de una ceremonia a la que han acudido 50 de los 54 eurodiputados electos proclamados por la propia Junta Electoral el pasado jueves, dentro de los plazos que marca la Ley Electoral.

Además del expresidente catalán y del exconseller, se han ausentado Oriol Junqueras, a quien el Tribunal Supremo ha prohibido salir de la cárcel de Soto del Real, en la que está ingresado en prisión preventiva, y el número uno de la candidatura socialista al Parlamento europeo, Josep Borrel, en su caso por razones de agenda, ya que ha viajado este lunes a Luxemburgo en acto oficial.

Los 50 restantes han jurado o prometido el cargo de eurodiputado y todos han acatado la Constitución con fórmulas legales, a criterio de la Junta Electoral, reunida tras la ceremonia para analizar en una grabación, una a una, las declaraciones de los electos.

Fuentes de la JEC han indicado a Efe que sólo una ha planteado dudas, la de la representante de ERC Diana Riba, integrada en la coalición de Junqueras, ya que ha declarado que promete el cargo tras aludir al derecho de autodeterminación, a los "presos políticos" y al "retorno de los exiliados". Sin embargo, la Junta ha dado por válida su fórmula.

Hasta once de los electos proclamados por la Junta han usado fórmulas heterodoxas, pero todas conforme a la ley.

Los diputados del PP han recurrido a la fórmula de "juro" y los del PSOE, a la de "prometo", que ha sido la más numerosa entre los parlamentarios europeos de Ciudadanos, aunque Javier Nart no ha disimulado su asombro por la apelación al "imperativo legal": "uno se aburre de tanta imposición".

En la delegación de Unidas Podemos se han escuchado palabras de defensa del feminismo, pero también de los derechos de la clase trabajadora, "la paz, la soberanía de los pueblos, los derechos humanos, la democracia, la república y por el socialismo", tal y como ha enfatizado José Manuel Pineda.

Miguel Urbán ha tirado del latín, "omnia sunt comunia" (todo es de todos), y Pernando Barrena del euskera, mientras que los eurodiputados de Vox han coincidido en el "Por España".

El vicepresidente de la Junta Electoral, Eduardo Calvo (el presidente, Segundo Menéndez, no ha podido asistir por problemas de salud) advirtió nada más empezar el acto en el Congreso que el acatamiento de la Constitución, bien por el "prometo" o bien por el "juro", habría de llevarse a cabo de modo "incondicionado".

Según establece el artículo 224.2 de la Ley Electoral, la Junta se reúne tras los acatamientos y decide cuáles son legales y cuáles no, en cuyo caso deja los escaños vacantes.

Finalmente, han sido tres, los de Puigdemont, Comín y Junqueras, pues no han podido comparecer.

El líder de ERC es también diputado nacional, aunque suspendido, y pudiera ser decisivo en la investidura si no renuncia al acta.