EFEBarcelona

La reforma de la ley de la presidencia de la Generalitat y del Govern, impulsada por JxCat para posibilitar una eventual investidura de Carles Puigdemont, ha superado hoy un nuevo trámite, a la espera de que este grupo parlamentario plantee mañana en Berlín un plan para la formación de gobierno.

La Mesa del Parlament, con mayoría independentista, ha rechazado la petición del PPC de reconsiderar la admisión a trámite de las enmiendas presentadas por JxCat a su propia propuesta de reforma, que se tramita por lectura única.

En su reunión, la Mesa también ha acordado enviar al Consejo de Garantías Estatutarias las peticiones de Ciudadanos y PSC-Units para que dictamine si la reforma que permitiría a Puigdemont ser investido a distancia como presidente de la Generalitat se adecúa al Estatut y a la Constitución.

El Consejo de Garantías Estatutarias, órgano consultivo de la Generalitat cuyos dictámenes no son vinculantes, dispone ahora de un plazo de siete días hábiles para pronunciarse al respecto.

Uno de los escenarios que está sobre la mesa de JxCat es la posibilidad de volver a insistir en la investidura de Puigdemont, que ante las trabas judiciales que se encontró tras las elecciones del 21 de diciembre acabó renunciando, en marzo, de forma "provisional" a ser investido y propuso a Jordi Sànchez, primero, y a Jordi Turull, después, aunque tampoco lograron su objetivo.

Tras la última negativa del Tribunal Supremo a facilitar la investidura de Sànchez, los diputados de JxCat viajan entre hoy y mañana a Berlín para reunirse con Puigdemont y perfilar la estrategia a seguir en las próximas semanas, con el horizonte del 22 de mayo, plazo límite para investir a un nuevo president y evitar una repetición electoral.

El portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluís Cleries, ha asegurado hoy que de la reunión que JxCat mantendrá con Puigdemont en Berlín saldrá un nuevo candidato para la investidura, desde la "fidelidad" a los resultados electorales.

La posibilidad de volver a plantear la investidura de Puigdemont genera desconcierto en el seno de ERC, que considera urgente hacerla "efectiva", sin especular con elecciones.

El adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès, ha instado a JxCat a proponer un nuevo candidato a la investidura "con la máxima celeridad" para que se forme un Govern "que responda a la mayoría democrática del país".

Fuentes republicanas subrayan que la reforma de la ley de la presidencia no sería suficiente para investir a Puigdemont, puesto que haría falta también una reforma del reglamento del Parlament, por no hablar de una posible impugnación del Gobierno central ante el Tribunal Constitucional, que suspendería su aplicación.

Por otra parte, la Mesa del Parlament ha acordado mantener el voto delegado de Puigdemont, al rechazar por mayoría la petición de Ciudadanos y el PPC de revocar esta decisión.

El portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha avanzado que su grupo estudia presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la decisión de mantener el voto delegado de Puigdemont, si bien ha instado al Gobierno a recurrirlo.

Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, se reunirá mañana y el jueves en Ginebra con miembros de Naciones Unidas con el objetivo de "defender los derechos políticos de todos los diputados y denunciar las injerencias ilegítimas del Estado en el Parlament".

La portavoz parlamentaria del PSC, Eva Granados, se ha preguntado "cuántas veces deberá hacerse perdonar" Torrent por haber aplazado el pleno de investidura de Puigdemont, mientras que Carrizosa ha tildado al presidente del Parlament de "emisario" del expresident.

La portavoz parlamentaria de Catalunya En Comú-Podem, Elisenda Alamany, ha criticado que se convoque un pleno "burocrático" en el Parlament para el 25 de abril, mientras todavía no se ha fijado fecha para un pleno de investidura "que lleve a un Govern".