EFEMadrid

La repetición electoral del 10 de noviembre devuelve a Íñigo Errejón al centro del debate político, ante la posibilidad de que decida concurrir con Más Madrid, el partido que lanzó junto a la exalcaldesa de la capital, Manuela Carmena, que descarta volver a la primera línea política.

Errejón ha guardado silencio durante toda la jornada sobre ese posible retorno a la política nacional, un escenario que el pasado lunes, antes de que la investidura de Pedro Sánchez encallara definitivamente, dijo que le parecía "precipitado".

En las últimas semanas el ex número dos de Podemos ha lanzado en varias ocasiones mensajes pronunciándose a favor de que su antiguo partido facilitara la investidura de Sánchez y renunciara a formar parte de un Gobierno de coalición con los socialistas, opción defendida hasta las últimas consecuencias por el secretario general, Pablo Iglesias.

El fracaso de la negociación entre Podemos y el PSOE y la investidura fallida de Sánchez en julio llevó a miembros de Más Madrid -partido con el que Errejón compitió contra Podemos en las autonómicas de mayo- a ver con buenos ojos la aventura nacional. Representantes de Más Madrid han reconocido hoy a Efe que siguen estudiando esa posibilidad.

Pese a los efectos que la fragmentación del voto de la izquierda pudiera tener en el reparto de escaños, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, la socialista Carmen Calvo, y la portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Irene Montero, aseguran que no temen que Errejón se presente a las elecciones.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha llegado a decir que los socialistas y el partido de Errejón "no compiten" por el mismo espacio.

Ante informaciones que apuntaban a que Errejón contaba con Manuela Carmena para una candidatura a las generales, la exalcaldesa, a la que también se ha querido situar en la órbita del PSOE, ha insistido en un acto en Barcelona en que no se plantea volver a la vida política y ha rechazado esa posibilidad.

En el entorno de Errejón hay quien tiene miedo de que los resultados no sean los esperados y se les acuse de fragmentar aún más el voto de la izquierda y de dar opciones a que las derechas sumen, como ocurrió en las elecciones de mayo en la Comunidad de Madrid.

Otros defienden, sin embargo, que presentarse es una oportunidad. Entre ellos hay quienes plantean que se cierre solo una lista por Madrid -única región en la que el partido tiene estructura- o quienes proponen forjar alianzas con fuerzas como Compromís, en la Comunidad Valenciana, con la que siempre ha habido buena relación.

El diputado de Compromís Joan Baldoví se ha mostrado dispuesto a articular un pacto electoral con Errejón, aunque no cierra la puerta a presentarse con Podemos si la formación de Pablo Iglesias "formaliza una oferta".

Por su parte, la vicepresidenta del Consell y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra, ha abogado por "ir a un escenario de alianzas, pero no más fuerzas políticas de las que ya están en el panorama actual".

Dos personas vinculadas a Podemos en sus orígenes, los profesores Luis Alegre y Carlos Fernández Liria, plantearon recientemente en una tribuna en eldiario.es que una repetición electoral podría suponer "la aparición de nuevos actores político-electorales dispuestos a dar el paso".

Sin mencionar ningún caso en concreto, señalaron que estos actores podrían "ofrecer en las instituciones responsabilidad y compromiso con la democracia, los derechos sociales y la decencia".

Más allá de la capital y del Parlamento madrileño, Más Madrid sólo está presente por el momento en el Senado bajo la agrupación Izquierda Confederal, a la que también pertenecen Adelante Andalucía, Més per Mallorca, Compromís y Catalunya en Comú Podem.

Estas alianzas forjadas por Errejón en el Senado podrían ser un anticipo de lo que esté por llegar en el Congreso de los Diputados, donde la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ya ha manifestado su deseo de que Adelante Andalucía tenga representación para "poner sobre la mesa" los asuntos de los andaluces.

Sol Carreras