EFEMadrid

La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha propuesto rastrear 23 contratos públicos que le fueron adjudicados al constructor Alfonso García Pozuelo, entre 2002 y 2004, cuando gobernaba José María Aznar, para determinar la correlación entre esas adjudicaciones y sus donaciones a la caja b del PP.

En un informe al que ha tenido accedo Efe este lunes, la UDEF relata que en la contabilidad que llevaban los extesoreros Álvaro Lapuerta, primero, y Luis Bárcenas, después, aparecen registradas entre 1998 y 2006 nueve donaciones del constructor por un total de 258.161,94 euros, en importes que oscilan entre los 12.020,24 euros y 60.000 euros.

En paralelo, observa la Policía, en el periodo entre 2002 y 2009, su empresa, Constructora Hispánica, obtuvo del conjunto de las Administraciones Públicas cuando eran gobernadas por el PP adjudicaciones de obras, bien en solitario o como una unión temporal de empresas (UTE).

Para poder demostrar esa posible connivencia en las adjudicaciones, la Policía pide al juzgado que investiga la caja B del PP, que se dirija a diferentes organismos públicos para que aporten toda la documentación existente sobre las licitaciones de esos contratos adjudicados a Constructora Hispánica.

Pide para ello dirigirse a los ministerios de Fomento, Interior, Defensa, Educación y Medioambiente, a ADIF, a AENA, a la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), a Hacienda, a Turespaña, a Renfe, a la Confederación hidrográfica del Tajo y la del Guadalquivir, y a SEPES Entidad Pública Empresarial de Suelo.

De este modo, los investigadores consideran que será "posible establecer de forma indiciaria una correlación entre las entregas y las adjudicaciones de carácter subjetivo, objetivo y temporal".

Los indicios sobre los vínculos entre donaciones y adjudicaciones han quedado reforzados, destaca el informe, por la sentencia del caso Gürtel época I, recientemente ratificada por el Tribunal Supremo y en la que García Pozuelo fue condenado a una pena leve tras llegar a un acuerdo con Fiscalía a cambio de reconocer los hechos.

Esto es, el carácter de la relación que mantenía con Correa y los extesoreros del PP "y de la metodología seguida para la consecución de adjudicaciones públicas".

Esto ha permitido detectar "una correlación" entre las entregas de dinero en metálico realizadas por García Pozuelo, bien a través de Correa o directamente a Bárcenas, y las adjudicaciones públicas que recibió Constructora Hispánica -empresa que presidió entre 1992 y 2009- por parte de administraciones gobernadas por el PP.

Tanto desde el punto de vista subjetivo (por ser donaciones de García Pozuelo en metálico a Correa o a los extesoreros del PP Álvaro de Lapuerta y Luis Bárcenas), objetivo porque Constructora Hispánica fue entre 2002 y 2009 adjudicataria de un conjunto de licitaciones; y temporal porque las entregas realizadas entre 2002 y 2006 son coetáneas con los procesos de tramitación de los expedientes de contratación de los que resultó adjudicataria.

La UDEF menciona un informe de 2014 donde analizaba la relación de obras y contratos públicos adjudicados a Assignia Infraestructuras S.A. (nueva denominación de Constructora Hispánica) entre 2002 y 2009, periodo en el que recibió 480 contratos públicos, principalmente de la Administración del Estado, lo que le supuso un volumen de adjudicación de 2,3 millones de euros.

El 48,12 % de los contratos, es decir, un total de 231, provenían de órganos públicos gobernadas por el PP, y le supusieron un montante de adjudicación de 1,4 millones de euros, según dicho informe.

El informe destaca también una reflexión del Supremo al ratificar la sentencia de Gürtel y es que Bárcenas "era pieza fundamental para conseguir la adjudicación correspondiente, de cuya ejecución se incrementaba el porcentaje correspondiente que luego se repartía de la manera que se tenía establecida y de la que el propio partido recibía su correspondiente beneficio".

Para el Supremo, añade la UDEF, "era esta la dinámica observada" en esta trama de corrupción en torno al PP, "una vez descartada la alternativa contraria -esto es, que se percibieran gratificaciones o donaciones anónimas para el partido por no hacer nada-, por ilógica e incompatible con la documental que, por lo demás, avalaba el testimonio de Francisco Correa y Alfonso García Pozuelo".