EFEBarcelona

La asistencia del rey Felipe VI a la cena inaugural de la XXXVI Reunión del Círculo de Economía, mañana miércoles en Barcelona, ha provocado las primeras turbulencias entre los socios del Govern de coalición que preside Pere Aragonès.

La polémica interna sobre quién debía representar a la Generalitat en la cena que presidirá el rey ha derivado en una desconcertante cadena de anuncios, desmentidos y versiones contrapuestas de los responsables de ERC y JxCat en el Govern.

Tras la reunión de este martes del ejecutivo catalán, su portavoz, Patrícia Plaja, ha explicado en rueda de prensa que no será Aragonès quien acuda a la cena, sino el vicepresidente Jordi Puigneró, principal voz de JxCat en el Govern.

Plaja ha señalado además que Aragonès tampoco coincidirá el viernes en Barcelona con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que clausurará las jornadas del Círculo de Economía, porque ese día el presidente de la Generalitat viajará a Bruselas para reunirse con Carles Puigdemont para limar asperezas con él.

Tras la rueda de prensa, desde el flanco de JxCat en el Govern se ha difundido un argumentario para justificar que la asistencia de Puigneró a la cena no implicaba un cambio de criterio, ya que el ejecutivo catalán "no asiste a los actos organizados por la Casa Real ni invita a la Casa Real a actos", pero tampoco "dejará de asistir ni representar a la Generalitat en actos en Cataluña de terceros en los que asista el monarca español".

En el mismo mensaje se alegaba que anoche se confirmó la asistencia de Puigneró "dada la confirmación del presidente de Corea del Sur", Moon Jae In, "y de empresarios de este país".

Pero apenas tres horas después de la rueda de prensa, fuentes del departamento de Vicepresidencia han rectificado a Plaja: Puigneró "no irá a la cena con el monarca español".

Puigneró, que sí asistirá a la Noche de las Telecomunicaciones y la Informática a las 19.30 horas en L'Auditori "como tenía previsto y comprometido", ha propuesto a Presidencia que, "si es oportuno, delegue en otros miembros del Govern".

De hecho, estaba previsto que Puigneró compareciera junto a Plaja en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, pero finalmente no ha aparecido, alegando motivos "urgentes" de agenda.

Las versiones que ofrecían posteriormente uno y otro socio de coalición presentan, sin embargo, diversas contradicciones.

Fuentes de ERC en el Govern consultadas por Efe han subrayado que ayer lunes por la noche ya estaba claro que Aragonès no acudiría a la cena, así lo trasladó a su ejecutivo y, desde el equipo del vicepresidente, se comunicó que Puigneró sí estaba dispuesto a ir.

La asistencia de Puigneró al evento ha sido ratificada esta mañana, según fuentes republicanas, en la reunión de jefes de gabinete celebrada casi simultáneamente a la del Govern.

Por eso, argumentan desde ERC, Plaja lo ha anunciado en la rueda de prensa, al considerar que era un asunto "confirmado y cerrado", aunque luego Puigneró "ha rectificado" y ha descartado su asistencia a la cena, lo que ha generado malestar en las filas republicanas.

No obstante, según fuentes cercanas a Puigneró consultadas por Efe, hasta este mediodía aún "no estaba claro" si Aragonès acudiría.

Las mismas fuentes reconocen que finalmente Aragonès "ha delegado" en Puigneró la representación de la Generalitat y, desde el gabinete del vicepresidente, se ha "aceptado automáticamente", como suele ocurrir en estos casos.

Pero su asistencia al evento, aseguran desde vicepresidencia, no era una decisión pactada entre Aragonès y Puigneró, y tampoco se había consensuado anunciarla en la rueda de prensa de Plaja.

Al final, insisten las mismas fuentes, Puigneró ha renunciado a asistir a la cena del Círculo de Economía al considerar que no podía desatender el acto al que ya tenía previsto acudir, con empresarios catalanes del mundo de las telecomunicaciones.

Y alegan que Puigneró no tendrá problema en estar presente más adelante en la cena inaugural del Mobile World Congress en Barcelona, al lado de Felipe VI.

La ausencia de Puigneró obliga a Aragonès a buscar ahora una alternativa, que podría pasar por enviar al conseller de Empresa y Trabajo, Roger Torrent, o a la consellera de la Presidencia, Laura Vilagrà, ambos de ERC.

La presencia de un representante del Govern rompería el criterio de la Generalitat de no acudir a ningún acto presidido por el rey, que impuso el anterior president, Quim Torra, en protesta por el papel que jugó Felipe VI tras el 1-O.

El pasado marzo, Aragonès, entonces vicepresidente del Govern en funciones de president sustituto, evitó coincidir con el rey en la visita institucional a la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona).

"No condicionaremos la agenda del Govern a nada que pueda hacer el rey", ha dicho Plaja para justificar la eventual presencia de la Generalitat en la cena del Cercle d'Economia.