EFESantiago de Compostela

La Xunta ha decidido este viernes decretar un confinamiento perimetral de las siete ciudades y algunos municipios limítrofes hasta el martes para contener la expansión de la covid-19, pero sin cerrar Galicia a los desplazamientos con otras autonomías para este fin de semana de Todos los Santos.

La decisión, adoptada tras una reunión del subcomité clínico de esta mañana, tendrá aplicación inmediata ya que está previsto que entre en vigor a las 15 horas, tras la publicación del decreto en el Diario Oficial de Galicia (DOG), junto con la limitación de reuniones a solo personas convivientes en esas mismas zonas.

Las limitaciones de entrada y salida quedan establecidas para Santiago, Ames y Teo; para Ferrol, Narón, Fene y Neda; para A Coruña y Arteixo; para Pontevedra, Poio y Marín; y en los municipios de Vigo y de Lugo, así como para Vimianzo (A Coruña), aparte de los que ya estaban en la zona de Ourense, O Carballiño y Verín.

Las restricciones se hacen de manera "envolvente" para el grupo de ayuntamientos por lo que se permiten los desplazamientos entre los municipios limítrofes con cierre perimetral.

Junto con las limitaciones de desplazamientos, los municipios de Ames, Teo, Ferrol, Narón, Fene, Neda y Vimianzo pasan al nivel 3 de restricciones y, adicionalmente, solo podrá haber reuniones de personas convivientes.

Esta restricción de reuniones también se aplicará en los municipios que ahora se encuentran en nivel 2, como son los de A Coruña, Arteixo, Pontevedra, Poio, Marín, Vigo y Lugo. En total, catorce localidades tendrán, a partir de hoy, limitadas las reuniones a solo personas convivientes.

El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, ha explicado, en la rueda de prensa tras la reunión del subcomité, que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia, que se trata de "limitar los movimientos de entrada y salida en la Galicia urbana" con motivo de este fin de semana.

Sin embargo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha apuntado como "posibilidad" extender los cierres perimetrales de las ciudades y de la limitación de las reuniones a solo convivientes a otros fines de semana, según ha manifestado en un acto en Mos (Pontevedra).

García Comesaña ha reconocido que las restricciones adoptadas por el Gobierno gallego pueden ser "algo similar" a las de la Comunidad de Madrid, pero ha insistido en que en Galicia se trata de una medida específica "adecuada" a la situación epidemiológica y a la especificidad de este fin de semana.

Ha apelado al "sentido común" para que esta festividad del Día de Difuntos o Samaín, "no sea como las anteriores" con numerosos desplazamientos a cementerios y reuniones familiares, sino un "día distinto".

García Comesaña ha insistido en que se trata de adoptar medidas para evitar la movilidad para "proteger vidas" en este "fin de semana tan especial" y ha vuelto a descartar, de momento, un cierre perimetral de la comunidad gallega.

En este sentido, ha asegurado que "el problema epidemiológico está ahora mismo en las siete grandes ciudades" y algún municipio de su área y ha apelado a la responsabilidad de todos los ciudadanos para que permanezcan en sus domicilios y estos días no sean "una oportunidad perdida" para frenar la expansión del virus.