EFEGijón

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha señalado este miércoles que, tras escuchar su discurso de investidura, la candidata del PP en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, "cualquier día acabará defendiendo el terraplanismo o a los antivacunas".

En declaraciones a los periodistas durante una visita a la Feria Internacional de Muestras, Lastra se ha referido así a las propuestas planteadas por Díaz Ayuso en las que, ha subrayado, llegó a negar la existencia del machismo y a afirmar que "hombres y mujeres tienen los mismos problemas".

Además, ha rechazado las propuestas de rebaja fiscal planteadas por la futura presidenta madrileña que, a su juicio, sólo significarán "peores servicios públicos, mayores diferencias entre clases sociales y menos recursos para los que más lo necesitan".

Lastra ha incidido en que Díaz Ayuso ha hecho esa propuesta cuando está pendiente la revisión del modelo de financiación autonómica y ha considerado que, en ese proceso, "no puede ser" que haya comunidades que "eliminen" los impuestos cedidos "y que cuando se debate la financiación salgan más beneficiadas que las demás".

A su juicio, el desarrollo de la sesión de investidura en Madrid constata "que cuando la derecha suma, la derecha gobierna" aunque sea necesario "comprar el discurso a la ultraderecha" por parte de una candidata que, ha subrayado, "aparece en los papeles de la Púnica" y está inmersa "en un posible alzamiento de bienes".

A su juicio, del apoyo a la candidata de un partido que lleva décadas gobernando la Comunidad de Madrid debería dar explicaciones el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, "incluso en el seno de su partido", que demuestra no tener problema para pactar con Vox y sigue peleando por el espacio político con derecha y ultraderecha.

"Rivera ha abandonado el centro, si es que alguna vez existió, ya no es un partido liberal sino uno conservador que pacta con la ultraderecha", ha subrayado.

Para la portavoz socialista en el Congreso, la elección de Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid le permitirá "vivir muy bien a ella y a su entorno, como han vivido en los últimos años", pero la mayoría de la ciudadanía "va a vivir mucho peor" bajo el mandato de "la Esperanza Aguirre del siglo XXI".