EFEMadrid

Líderes europeos conservadores y ultraconservadores reunidos este sábado en Madrid han pedido en una declaración conjunta "cooperación" en materia de defensa ante amenazas militares como la de Rusia sobre Ucrania, que consideran que han conducido a Europa "al borde de una guerra".

En un acto organizado por Vox en un hotel de la capital de España se ha reunido una amplia representación de líderes europeos, entre ellos a los primeros ministros de Hungría, Viktor Orbán; de Polonia, Mateusz Morawiecki; o la presidenta de Agrupación Nacional de Francia, Marine Le Pen.

También han participado en esta cumbre los responsables de otros partidos europeos como Marlene Svazek (Austria), Tom Van Grieken (Bélgica), Krasimir Karakachanov (Bulgaria), Martin Helme (Estonia), Vincenzo Sofo y Paolo Borchia (Italia), Valdemar Tomasevski (Lituania), Rob Roos (Países Bajos) y Aurelian Pavelescu (Rumanía).

En uno de los puntos del documento se aboga por "trabajar para garantizar que las naciones de Europa actúen solidariamente ante la amenaza de agresiones externas. Las acciones militares de Rusia en la frontera oriental de Europa nos han conducido al borde de una guerra".

Asimismo, los firmantes señalan que "las naciones europeas constatan la ineficacia de la diplomacia de la UE".

En la declaración, a la que se ha llegado tras un intenso debate sobre el futuro de la Unión Europea, consideran necesario "trabajar para garantizar que las naciones de Europa actúen solidariamente ante la amenaza de agresiones externas".

"La solidaridad, la determinación y la cooperación en materia de defensa entre las naciones de Europa son necesarias ante tales amenazas", proclama el documento.

Además reclaman que cada nación tenga una "voz fuerte y solidaria" para preservar la paz, la integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras".

Estas formaciones se reunieron por primera vez en Varsovia en diciembre de 2021, y hoy han reiterado su preocupación por los "ataques internos y externos" que recibe la Unión Europea.

"La Comunidad Europea se forjó como un espacio de libre cooperación entre espacios soberanos. Si embargo, hay una amenaza creciente que trata de transformar la unión en un megaestado ideologizado", añade.

Abascal, ha apostado en su intervención por un compromiso en favor de una energía barata, sostenible y eficiente "incluyendo la nuclear, sin perjuicios ideológicos, que garantice que las naciones europeas sigamos siendo dueñas de nuestros destinos".

El líder de Vox ha reseñado que la economía está amenazada por distintas razones, entre ellas, porque la producción energética "nos obliga a depender de terceros países, a veces en condiciones hostiles" y se ha quejado de que en España se hayan desmontado centrales nucleares y térmicas por "razones idelógicas".

Se ha referido que la prosperidad de la sociedad europea está también amenazada por los acuerdos de libre comercio que "han acabado con el principio de preferencia comunitaria, lo que ha condenado a numerosas regiones de Europa a la pobreza y despoblación".

Abascal ha instado a los presentes a alcanzar un compromiso para hacer frente a la "competencia desleal" y ha reseñado que los productos extracomunitarios no siempre cumplen con "exigente normativa en materia sanitaria, laboral y de calidad que deben cumplir nuestros agricultores, pescaderos, ganaderos o comerciante y nuestro deber es defenderlos".

También se ha referido a que los partidos allí reunidos han afrontado la inmigración "como una amenaza" y considera que es hora de encararla "como una oportunidad para hablar de soberanía, seguridad, prosperidad, de ayudas sociales de fronteras", y ha hecho referencia a que sus mensajes en este sentido han podido llegar con dificultad a la ciudadanía.

Viktor Orbán ha abogado por "la paz, la desescalada y la negociación" ante la crisis ucraniana, pero ha rechazado que la solución al conflicto acabe siendo un acuerdo estratégico entre Rusia y Estados Unidos sobre la seguridad europea sin implicación de los europeos.

Mientras, su colega polaco, Mateusz Morawiecki, se ha mostrado convencido de que estas formaciones son la "alternativa para el futuro de Europa", con valores comunes y una defensa conjunta de los Estados soberanos.

Por su parte, Le Pen, en declaraciones a los periodistas, ha afirmado sobre los abandonos en sus filas para irse a la formación de su rival Éric Zemmour, de cara a la presidenciales francesas, que "de manera general, los que se quieren ir que se vayan, pero que se vayan ahora".

La líder del RN ha hecho estas manifestaciones ante la posibilidad de que su sobrina Marion apoye a Éric Zemmour en la carrera por el Elíseo.