EFEMadrid

Los grupos de la oposición han coincidido en criticar, por diferentes razones, la gestión que ha realizado el Gobierno de los sucesivos estados de alarma y así se lo han reprochado a la vicepresidenta Carmen Calvo en su comparecencia en el Congreso, ante la inminencia de la nueva prórroga que se debate este miércoles.

Para el PP, el Gobierno ha "mentido y manipulado" durante esta crisis por la pandemia del coronavirus y no ha respetado los "principios fundamentales" de la democracia, mientras que Vox también cree que se ha producido "abuso y mentira" por parte del Ejecutivo.

Para los grupos nacionalistas, tanto los catalanes como los vascos, el Gobierno ha aprovechado para hacer una "recentralización" de competencias autonómicas. Y le piden que rectifique en la última prórroga de la alarma, sobre la que ERC ha dicho que para cambiar su postura deben atenderse sus exigencias, que "no son caprichos".

La diputada del PP Edurne Uriarte ha criticado "desgobierno, desamparo y desinformación" por parte del Gobierno, lo mismo que los socialistas criticaron al Ejecutivo de Rajoy ante la crisis del ébola, y ha pedido a Calvo que "asuma responsabilidades" por su gestión y que "no huya" de la rendición de cuentas.

A su juicio, el Gobierno se ha dedicado a "repartir" responsabilidades tanto con el Congreso como con las comunidades autónomas y ha situado como fundamental hablar de "libertades" de cara a la reconstrucción.

José María Sánchez García, de Vox, ha recriminado a Calvo que haya asegurado que cualquiera puede sentirse satisfecho de la reacción del Gobierno ante la pandemia y ha instado a no pretender que la oposición se crea "semejante tontería", porque la gestión se ha basado en el "abuso y la mentira".

Además, ha reprochado que ahora el plan de desescalada consagra la "arbitrariedad" por parte del Ejecutivo.

La socialista Rafaela Crespín ha replicado a los partidos de derecha pidiendo que "dejen el pataleo" y "maduren" porque hace falta una oposición "a la altura de la circunstancias".

Por parte de ERC, la diputada Carolina Telechea ha dejado claras las demandas de su partido, "acabar con el mando único y apostar por la gobernanza real" y ha advertido a Calvo de que si el Gobierno quiere que Esquerra reconsidere su posición ante la alarma, debe atender sus exigencias, que "no son caprichos nacionalistas".

"La Generalitat tiene derecho a gobernar y ejecutar", ha dicho Telechea, quien ha pedido al Ejecutivo "más respeto al autogobierno y al principio de subsidiariedad" porque el concepto de "cogobernanza" que defiende el Gobierno para coordinarse con las comunidades en la desescalada es en realidad "más de lo mismo".

La portavoz de JxCAT, Laura Borràs, también ha pedido que el Gobierno "devuelva competencias " a las comunidades autónomas y de manera que no sea solo "retórica", tras recriminar a la vicepresidenta que es una "prestidigitadora verbal" por asegurar que la gestión ha sido "impecable" ante la pandemia.

Ha asegurado que su partido ha "hecho los deberes", tras la llamada que recibió de Calvo para reformar la legislación ordinaria y están dispuestos a "llegar a consensos" en este ámbito.

Mikel Legarda, del PNV, ha admitido la preocupación de su grupo por la reforma de la ley sanitaria que se plantea el Gobierno para no tener que recurrir a la alarma, que espera que no venga en forma de real decreto ley y sea discutida con las comunidades.

Le ha preguntado si lo que busca el Gobierno es hacerse con la dirección operativa de los diecisiete sistemas sanitarios y ha señalado que espera que se trate de un globo sonda, antes de terminar su segunda intervención con un mensaje de "colaboración y lealtad, desde la cogobernanza" hacia el Ejecutivo central.

Mertxe Aizpurua, de EH Bildu, ha considerado que "es el momento" de que se retire también el mando único sanitario, el único que el Gobierno tiene previsto mantener en su próximo decreto de prórroga del estado de alarma, y dejar el control y las decisiones de la desescalada en manos de las comunidades.

Bildu se abstuvo ante la última prórroga por considerar que hay "otras formas" de gestionar el estado de alarma, y hoy ha insistido en sus críticas a la "recentralización" de competencias aunque ha asegurado que su grupo valorará "en coherencia" si el decreto de la prórroga recoge el espíritu de "cogobernanza".

Por su parte, el diputado de Ciudadanos José María Espejo-Saavedra ha advertido al Gobierno que o "justifica muy bien" por qué quiere pedir ahora una prórroga de un mes o "no puede contar" con el apoyo de su grupo, porque teme que quieran esta ampliación para no cumplir con la debida rendición de cuentas.

El diputado de Más País, Íñigo Errejón, ha reclamado más "humildad" al Gobierno, que cree que se está "corrigiendo" ahora, cuando se le "tambalean" los apoyos necesarios para aprobar la nueva prórroga.

Por su parte, el diputado de Navarra Suma Carlos García Adanero ha criticado la "autocomplacencia" del Gobierno sobre la gestión de la crisis y que ahora haya convertido en un "mercado persa" la negociación del último estado de alarma.