EFEMadrid

Los presupuestos generales del Estado de 2022 afrontarán su primer examen la próxima semana con el debate de varias enmiendas a la totalidad, como las que ya han anunciado PP, Vox y Ciudadanos y bajo la incógnita de lo que podría hacer ERC, que avisa de que a día de hoy "todo está abierto".

Fuentes de ERC han recordado a EFE dos premisas importantes para apoyar los presupuestos: el blindaje del catalán en la ley audiovisual para proteger la lengua y el sector y el cumplimiento en materia social y económica de lo acordado para los presupuestos de 2021.

Los republicanos siguen negociando y han advertido de que de momento todo "sigue igual" mientras que otros socios parlamentarios -necesarios para hacer decaer las enmiendas a la totalidad- como el PNV también han señalado a Efe que siguen manteniendo reuniones presupuestarias.

Este viernes a las 14,00 horas finaliza el plazo para registrar enmiendas a la totalidad.

De momento el PP y Vox han oficializado este martes las dos enmiendas de devolución a unas cuentas que consideran que llevarán a España a la "ruina", mientras que Ciudadanos también ha ratificado su otra enmienda a la totalidad por ser unos presupuestos "inútiles para España".

"Los presupuestos del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos nacen muertos", ha incidido el líder del PP, Pablo Casado, mientras que desde Vox el portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, ha criticado que las cuentas "incrementen las partidas de los sindicatos, del Ministerio de Igualdad y del Ministerio de Consumo, que ataca al sector primario -ha dicho-".

La formación naranja, que el año pasado no registró enmienda a la totalidad a los presupuestos en el Congreso aunque sí lo hizo días después en el Senado, ha coincidido con PP y Vox en que el cuadro macroeconómico que contemplan las cuentas no es realista ni en el crecimiento del PIB estimado ni en la recaudación tributaria.

"Son las antípodas de lo que es necesario y útil para España", ha criticado el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, que avisa de que los presupuestos generarán desigualdad territorial.

En este sentido, los partidos regionalistas y soberanistas como EH Bildu, Compromís, Teruel Existe o BNG siguen negociando las cuentas para aumentar las inversiones en sus territorios.

En el caso de Compromís, su portavoz Joan Baldoví ha recordado este martes a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que la próxima semana vence el plazo para presentar un documento para empezar a negociar la financiación autonómica.

"No me gusta poner líneas rojas sino negociar, pero este Gobierno perdería toda su credibilidad si no fuera capaz de cumplir con su palabra. Dijo que lo primero que haría sería dijo derogar la reforma laboral... lo firmó y es lo que le pide la mayoría social", ha advertido también Baldoví.

Por otra parte, los cuatro votos del PDeCAT también se han hecho valer hoy y su dirigente en el Congreso, Ferran Bel, ha dejado claro que si el Gobierno prefiere aprobar la nueva ley audiovisual con el PP "seguramente se le habrá acabado la legislatura".

Aunque ha desvelado que las primeras reuniones para abordar este tema con el Ejecutivo le generan "cierta confianza".

El PDeCAt ya resaltó hace semanas que no impedirá la tramitación de los presupuestos en el próximo debate de totalidad mientras que la otra formación independentista catalana JxCAT no ha aclarado cuál será su posición.

De momento la portavoz de JxCat, Miriam Nogueras, no se ha mostrado muy optimista y ha destacado que "ni la mitad" de las inversiones previstas en los presupuestos de 2021 se ha ejecutado en Cataluña, al tiempo que no ve que el Gobierno quiera "blindar" el catalán en la nueva ley audiovisual.

Ha añadido que será la ejecutiva extraordinaria de su partido la que decidirá el jueves si registran o no enmienda de devolución.

Por su parte, los Presupuestos de 2021 afrontaron en el Congreso el año pasado siete enmiendas a la totalidad; las del PP, VOX, JxCAT, Coalición Canaria (CC), Foro Asturias, BNG y la CUP.

rdm-il-cor/jdm