EFEMadrid

Las elecciones de abril dieron al PSOE la llave de la aplicación del artículo 155 de la Constitución al concederle mayoría absoluta en el Senado, la Cámara a la que le corresponde aplicar este precepto, pero los comicios de hoy le han quitado esta potestad para la que ahora será imprescindible el PP.

Las peticiones para activar por segunda vez el artículo 155 de la Constitución en Cataluña ante la deriva de la crisis en esta comunidad autónoma por las reacciones a la sentencia del "procés" han sido recurrentes en la campaña electoral, sobre todo por parte del PP, Vox y Ciudadanos, quienes han reclamado la aplicación del precepto.

Corresponde en todo caso al Gobierno iniciar el procedimiento, pero si hasta ahora la concurrencia del PSOE -por otra parte reacio a su aplicación- era imprescindible por su control del Senado, al perder la mayoría absoluta en la Cámara Alta cualquier decisión al respecto tendrá que pasar imperiosamente por un acuerdo con el Partido Popular.

Eso sí, con 110 escaños del PSOE y 95 del PP, ambos partidos reunirían juntos 205 escaños que superan con holgura la mayoría absoluta fijada en los 133 votos.

Al no poder emprender los socialistas este camino en solitario, el papel de los populares se revela fundamental, sobre todo porque el peso de los otros dos partidos que han reclamado la aplicación del artículo 155 es muy minoritario en la Cámara Alta.

Tras las elecciones de hoy, Ciudadanos se queda con ocho senadores designados por parlamentos autonómicos, mientras Vox solo cuenta con tres representantes en la Cámara Alta.