EFEPetra (Mallorca)

Los reyes y sus hijas han visitado este lunes la casa natal de fray Junípero Serra para homenajear al santo franciscano mallorquín fundador de misiones en California en el siglo XVIII, un gesto de desagravio a su figura tras los ataques que han sufrido estatuas suyas por grupos que le tildan de racista.

En la primera jornada de actividad oficial con motivo de su estancia en Baleares, Felipe VI, doña Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía se han desplazado hasta Petra, la localidad natal de Serra, para visitar, además de la casa en la que nació, el museo dedicado a él y el Santuari de la Mare de Déu de Bonany.

Al homenaje se ha sumado el Gobierno, ya que los reyes han estado acompañados por la ministra de Educación, Isabel Celáa.

Acompañados también por otras autoridades autonómicas y locales, entre ellas la presidenta de Baleares, Francina Armengol, los reyes y sus hijas han recorrido algunas de las calles de Ptra, y a su llegada se ha visto cómo la infanta Sofía se apoyaba en una muleta y tenía la rodilla derecha vendada.

La Zarzuela ha informado de que la hija menor de los reyes sufrió este domingo un golpe que obligó a practicarle cinco puntos de sutura en esa rodilla.

Entre vítores, vivas a España y a la monarquía por parte de varios grupos de personas que les han dado la bienvenida (algo más alejado había otro grupo que profería gritos en contra) han accedido a la casa natal de fray Junípero Serra, que conserva las estancias de lo que fue la vivienda familiar y contiene una serie de utensilios y elementos que evocan el ambiente en el que nació y creció.

Allí han recorrido diversas dependencias como la cocina, el horno, la habitación, el establo y el patio de la casa.

A continuación han visitado el contiguo museo sobre el franciscano, creado en 1959 y que refleja las cuatro etapas de su vida en Petra, Mallorca, México y California.

Don Felipe, doña Letizia, la princesa y la infanta han firmado en el libro de honor del museo bajo un texto escrito por el rey en el que ha destacado la "impresionante historia de la figura y obra" de fray Junípero y la "inigualable oportunidad de rendirle homenaje".

Además, ha resaltado el nexo de unión que creó entre España, México y Estados Unidos "que será siempre valorado y admirado".

Al Santuari de la Mare de Déu de Bonany se han dirigido después saludando a las personas que se habían congregado en las calles, y los cuatro miembros de la familia real han posado ante el templo.

Cuando ya accedían a su interior, un periodista ha preguntado en voz alta al rey y sin éxito cómo se encontraba su padre, don Juan Carlos, y cuál era su paradero.

El santuario está considerado como el último lugar donde predicó fray Junípero antes de viajar a América.

En su nave central reposan los restos de Antonio Serra y Margarita Ferrer, los padres del santo franciscano, y el santuario alberga una exposición con 30 cuadros del artista Juan Ros Marí que recogen su vida y que también han visitado los reyes y sus hijas.

Esta visita a Petra ha estado cargada de simbolismo al expresar el reconocimiento a su figura después de que la estatua suya en Palma fuera atacada en junio con una pintada roja en su pedestal en la que se escribió la palabra "Racista"

Un ataque que coincidió con sucesos en ciudades estadounidenses como San Francisco donde, en medio de la ola de protestas raciales por la muerte en mayo del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, unos manifestantes derribaron una estatua del misionero español.

Esos ataques provocaron también una polémica en el ayuntamiento de Palma, donde el alcalde, José Hila, se desvinculó de la "opinión personal" de su concejala de Justicia Social, Feminismo y LGTBI, Sonia Vivas, que abogó por retirar de la ciudad la estatua de fray Junípero.

Fray Junípero Serra, beatificado en 1988 por el papa Juan Pablo II y canonizado en 2015 por el papa Francisco, viajó a mediados del siglo XVIII a Nueva España, la actual México, y posteriormente fundó varias misiones en Alta California.

La primera de ellas fue la de San Diego de Alcalá, que se encuentra en el actual término de San Diego, y desde su base en la misión de San Carlos Borromeo fundó, entre otras, la de San Gabriel, origen del actual área metropolitana de la ciudad de Los Ángeles.

Don Felipe y doña Letizia, siendo aún príncipes de Asturias, visitaron en 2013 la misión de San Carlos Borromeo y en la que reposan los restos del franciscano mallorquín.