EFEMadrid

Unidas Podemos, ERC y EH Bildu insisten en que ante el presunto espionaje a políticos independentistas deben rodar cabezas y aunque la formación morada no ha sido tan explícita, el Gobierno catalán y ERC urgen la dimisión de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que hoy ha avivado el malestar en el pleno al criticar a los que incumplen la Constitución.

"¿Qué tiene que hacer un Estado, un Gobierno, cuando alguien vulnera la Constitución, declara la independencia, corta las vías públicas, realiza desórdenes públicos, tiene relaciones con dirigentes políticos de un país que está invadiendo Ucrania?", ha preguntado Robles a los independentistas de la Cup en una sesión de control en la que ERC, JxCAT y PNV le han exigido aclaraciones y una comisión de investigación pública en el Congreso.

El Gobierno pone el foco de la investigación del espionaje en la comisión de secretos oficiales del Congreso, que previsiblemente será constituida mañana con la representación de todos los partidos políticos, pero tanto el socio de gobierno de coalición como sus aliados parlamentarios consideran que es insuficiente.

"Tiene que haber una investigación a fondo y rodar cabezas", ha subrayado el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, horas después de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, haya exigido la dimisión de Robles por considerar que está "incapacitada políticamente para seguir".

Los independentistas y Unidas Podemos consideran que Robles ha justificado el espionaje y mientras Echenique ve "inconcebible" que este escándalo se vaya a zanjar sin que nadie asuma responsabilidades políticas, ERC tacha de "insultantes" sus palabras.

Un motivo más para que los republicanos insistan en su decisión de castigar al Gobierno con su voto en contra al decreto de medidas anticrisis que se debe convalidar en el Congreso dentro de 24 horas y que tampoco tiene garantizada la abstención del PP.

"De momento, pídale el teléfono al señor Casero", le ha espetado el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio de la sesión de control al Ejecutivo mientras Bildu volvía a avisar: "No queremos que el Gobierno se vaya a pique...pero están tardando en tomar medidas contundentes".

La mecha la ha prendido la ministra de Defensa ya que Sánchez iniciaba el pleno en tono conciliador pidiendo a Rufián que confiara en el Ejecutivo y que se reconstruyera la relación y el diálogo.

Un diálogo que por todos los medios ha buscado el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, tanto con el PP como con ERC.

Bolaños se ha visto con Rufián en un encuentro en el que no ha habido avances y que según el republicano ha sido "inmejorable porque no se podía mejorar" y el PP ha advertido tras su encuentro que "no dará cheques en blanco".

"Todo lo que se ha hecho por parte del CNI es ateniéndose, escrupulosa y rigurosamente, a la ley, y hemos demostrado nuestra absoluta disponibilidad para colaborar con la Justicia desclasificando los papeles si así se requiere", ha recalcado Sánchez en una especie de mantra que luego han repetido Bolaños y la ministra de Defensa.

"Escuchen al CNI y comprueben que el Estado de Derecho funciona y lo hace con todas las garantías", incidía Bolaños mientras Robles lanzaba un dardo: cuando se hable de si "Pegasus sí o Pegasus no" y "salga todo" algunos a lo mejor "tendrán que callarse".

En este sentido el entorno del Ejecutivo deja en el aire si cabe la posibilidad de que otros cuerpo policiales como el de los mossos puedan disponer del sistema Pegasus.

De momento Unidas Podemos -que ha llegado a comparar a Robles con el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz- y los socios de investidura también han elevado el tono ante la presidenta del Congreso, a la que piden que emprenda acciones judiciales como ha aprobado el Parlamento de Cataluña con los votos a favor del PSC.

"No entendemos por qué aquí los socialistas no lo hacen", ha señalado la portavoz de la Cup, Mireia Vehí, mientras el expresidente de la Generalitat Quim Torra metía aún más presión y pedía hacer caer al Gobierno "hoy mismo".

La mayoría de partidos de izquierda también ponen la mirada en la investigación que ha emprendido el Parlamento Europeo.

Los diputados afectados por las presuntas escuchas reiteran que los móviles han sido facilitados por el Congreso y que la Cámara tendrá algo que decir en este asunto. La presidenta del Congreso les ha transmitido su preocupación y ha tomado nota.