EFEBruselas

Los líderes de los Veintisiete países que permanecerán en la Unión Europea (UE) tras el "brexit" respaldaron hoy los textos que aclaran que España tendrá la última palabra en cualquier negociación futura sobre Gibraltar.

Junto al acuerdo de retirada del Reino Unido y la declaración política que sienta las bases para la futura relación, los Veintisiete dieron su respaldo político a sendas declaraciones del Consejo Europeo y la Comisión Europea que aclaran el controvertido artículo 184 del pacto y el alcance territorial de futuros acuerdos sobre Gibraltar.

En primer lugar, la declaración interpretativa sobre el artículo 184 asegura que éste tiene "el único propósito" de crear el mejor compromiso para que la UE y el Reino Unido negocien acuerdos para su relación futura.

"No impone obligaciones en lo que respecta al alcance territorial de esos acuerdos", señala, y aclara que, por tanto, "no hay obligación o presunción, sobre la base de esta provisión, de que esos acuerdos tengan el mismo alcance territorial que el previsto en el artículo 3 del acuerdo de retirada".

El artículo 3 indica que, salvo que se indique lo contrario, las referencias en el pacto de retirada al Reino Unido se aplican a la totalidad del territorio británico, incluido Gibraltar.

En el texto aprobado hoy, el Consejo Europeo y la Comisión Europea toman nota de que el Reino Unido ha declarado que "comparte esta interpretación".

Por otra parte, la segunda declaración secundada hoy hace referencia al alcance territorial de los futuros acuerdos a los que se llegue una vez efectuada la salida del Reino Unido de la Unión.

Gibraltar "no será incluido en el alcance territorial de los acuerdos concluidos entre la UE y el Reino Unido", dice.

"Esto no excluye la posibilidad de tener acuerdos separados entre la Unión y el Reino Unido sobre Gibraltar", subraya.

Además, el texto indica que, "sin perjuicio de las competencias de la Unión y en total respeto con la integridad territorial de sus Estados miembros como garantiza el artículo 4 (2) del Tratado de la UE, los acuerdos separados requerirán un acuerdo previo de España".

Los presidentes de la Comisión y el Consejo Europeo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, habían dado estas garantías en una carta enviada al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para disipar sus dudas sobre la situación de Gibraltar tras el "brexit".