Madrid y otras ciudades españolas han reforzado hoy sus medidas de seguridad para proteger sus espacios más concurridos tras los atentados perpetrados en Cataluña, aunque otras han preferido esperar a que mañana la mesa de evaluación de la amenaza terrorista decida si aumenta al máximo el nivel de alerta.

La reunión, presidida por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, arrancará a las 10.00 horas en la sede de este departamento, con la asistencia del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto.

Allí estarán los máximos responsables de la lucha antiterrorista de la Policía Nacional, Guardia Civil, Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), Mossos d'Esquadra y Ertzaintza.

Fue el 25 de mayo cuando la mesa se reunió por última vez con carácter extraordinario tras el atentado de Manchester, y entonces los expertos de la lucha antiterrorista consideraron oportuno mantener el nivel en el 4.

Pese a ello, Interior pidió a las fuerzas de seguridad que no relajaran la "tensión", sobre todo en los grandes eventos.

Desde que se activara el nivel 4 el 26 de junio de 2015 tras las sucesivas masacres de Túnez, Francia, Kuwait y Somalia, la alerta nunca ha llegado a su máximo, el 5, que implica riesgo de atentado inminente y supone la presencia del Ejército en las calles.

No obstante, sí que se han tomado en diferentes ocasiones medidas adicionales como aumentar la seguridad en aeropuertos, zonas turísticas o prohibir la circulación de camiones.

Mientras la mesa resuelve si eleva el nivel de alerta, decisión que Zoido trasladará al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ciudades como Madrid han optado por colocar maceteros y bolardos en calles céntricas, como Preciados.

No es la primera vez que adopta esta medida: durante las pasadas Navidades se prohibió la circulación de camiones y se colocaron elementos pesados en varios puntos de la capital como prevención tras el atentado de Berlín del 19 de diciembre, en el que un camión mató a doce personas en un mercadillo.

Ha sido Interior, que coordina los dispositivos de seguridad en materia de terrorismo, quien dio anoche la orden al Ayuntamiento de limitar la circulación de vehículos en determinadas zonas especialmente transitadas.

Y se ha recordado a los mandos del cuerpo de policía municipal que el nivel 4 de alerta antiterrorista implica unas medidas de seguridad para los ciudadanos y para los agentes, como el uso del chaleco en todo momento.

También se les ha transmitido la importancia de ser bien visibles en las calles para dar sensación objetiva de seguridad.

En Barcelona, los Mossos se mantienen en máxima alerta para prevenir nuevos sucesos como los de ayer en la Rambla o en Cambrils. Hoy, ya se han levantado todas las restricciones de tráfico en el centro de la ciudad condal.

Lloret de Mar (Girona) ha activado un protocolo de prevención para proteger a la población de uno de los principales destinos turísticos de Cataluña, con medidas como mantener levantados los postes automáticos en horario de tarde y solo dejar pasar a vehículos autorizados.

Otras ciudades, como Soria y Zamora, también han recurrido a colocar bolardos y maceteros en las principales calles peatonales, concretamente en las calles de acceso al Colado y en la entrada de la calle Santa Clara, respectivamente.

En Palma se han levantado barreras de hormigón como las ya usadas en los últimos meses durante actos multitudinarios, aunque las fuerzas y cuerpos de Seguridad estudian colocar bolardos en puntos muy concurridos como en el Paseo del Borne, la Plaza de España y la calle San Miguel, así como la calle del Jamón de la Playa de Palma.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ha mostrado "prudente" y no ha mencionado actuaciones concretas en la ciudad, aunque no ha descartado que los bolardos o los maceteros grandes sean algunas de las opciones que se están barajando.

Otros lugares prefieren esperar a la decisión de la mesa de evaluación, como Pamplona, que mantendrá las mismas medidas de seguridad que hasta ahora mientras no reciban otras indicaciones y, por lo tanto, no colocarán estas barreras de momento, como sí hicieron durante las pasadas fiestas de San Fermín.

Palencia aguarda a que la semana que viene se reúna la Junta Local de Seguridad para tratar todos los temas relativos a las Fiestas de San Antolín y estudiar las opciones de refuerzo necesarias en aquellos lugares donde se prevean aglomeraciones de gente.

De la misma manera, Cartagena espera instrucciones del gabinete de crisis y Burgos ha decidido mantener las mismas medidas de seguridad que se contemplan en el nivel 4 de alerta y ninguna más, por el momento.

En Valladolid, el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, ha considerado que la implantación de nuevos bolardos y maceteros para incrementar la seguridad son innecesarias.

León ha descartado colocar más barreras en las calles porque el centro ya tiene el acceso restringido y no se puede entrar sin tarjeta de residente, aunque mantendrán los existentes complementados con cámaras.

Tampoco en La Rioja tienen previsto adoptar este tipo de medidas.