EFEMadrid

El senador del PP Fernando Martínez Maíllo ha protagonizado un duro enfrentamiento con la ministra de Defensa, Margarita Robles, al acusarla en el pleno del Senado de haber perdido su "honestidad" cuando cesó a la directora del CNI, Paz Esteban, en vez de dimitir ella, para así conservar su puesto en el Gobierno.

Robles ha recriminado al senador que se atribuyera la facultad de darle "lecciones" de honestidad y ha aprovechado para recordar, ya que la interpelación se refería al caso Pegasus, que el Gobierno sí denunció a los tribunales el espionaje al presidente Pedro Sánchez, a ella misma y al ministro Grande Marlaska, mientras el PP no acude a los tribunales cuando conoce casos de corrupción que le afectan.

El encontronazo entre ambos ha ido a más e incluso ha salpicado al presidente del Senado, Ander Gil, quien ha tenido que llamar al orden a Martínez Maíllo después de haberle pedido que se ciñera a la cuestión y él haya continuado con sus argumentos llegando a espetar al presidente: "Y si le molesta a usted, se aguanta".

Finalmente, Gil no ha llegado a retirarle la palabra, pero sí le ha tenido que interrumpir varias veces cuando el senador insistía en referirse a la pregunta, ironizando sobre si le iba a gustar o no al presidente, que en su día hizo Robles sobre qué debe hacer un Gobierno cuando los independentistas vulneran la Constitución a propósito del caso Pegasus.

Según él, las respuestas pueden ser "indultarlos, blanquearlos, convertirlos en socios preferentes, darles alfombra roja, pedirles perdón, arrodillarse o bien aplicar la ley y la razón".

Esto último es lo que en su opinión estaba haciendo Robles al defender a la directora del CNI hasta que el 10 de mayo anunciara su destitución sin justificar la decisión.

Porque la conclusión principal de Martínez Maíllo es que fue cesada no por espiar legalmente a los independentistas o porque se hubiera espiado el móvil de Pedro Sánchez, sino porque saberlo "ponía en peligro la gobernabilidad" de España haciendo que Robles se plegara al sanchismo "con tal de seguir siendo ministra".

"Lecciones las justas", ha contestado la titular de Defensa a sus ataques, porque mientras ella "cada día", ha recalcado, defiende y admira a los funcionarios del CNI, a las Fuerzas Armadas y fuerzas de seguridad, los ocho años de Gobiernos del PP "no se caracterizaron", ha aseverado, por su defensa a estos colectivos.

Y si el senador del PP le había dicho que los socios del Gobierno "se han salido con la suya" y han hecho de la directora del CNI "el chivo expiatorio" en un episodio que ha mostrado la "debilidad" del Ejecutivo porque nunca se admite haber sido espiado, Margarita Robles ha asegurado tener "el mayor respeto" por Paz Esteban, quien ha trabajado 38 años para los servicios de inteligencia.

En cuanto a la actuación del Ejecutivo, ha afirmado que "cuando se vulnera la ley, el Gobierno tiene que actuar siempre" y ha explicado que acudió a la Justicia al saber que había sido espiado con Pegasus "porque creemos en los tribunales y no tenemos nada que ocultar".

En cambio, ha reiterado, los del PP no solo "no denunciaban" al conocer hechos delictivos que les afectaban, sino que incluso "hacían que desaparecieran determinados instrumentos", en velada referencia al caso Bárcenas.

"Así que no se rasguen las vestiduras", ha concluido.