EFELa Bañeza (León)

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha reclamado este jueves a los miembros de su partido una "movilización total" porque tienen ante sí una situación "sin precedentes", con "momentos especiales" que requieren un "esfuerzo especial".

En el mitin organizado en el municipio leonés de La Bañeza con el que el PP arranca la campaña electoral en Castilla y León, horas antes de la tradicional pegada de carteles de la medianoche y acompañado del líder nacional del PP, Pablo Casado, Mañueco ha alertado de que la única encuesta que vale es la que saldrá de las urnas el 13 de febrero.

"Cada voto cuenta, que nadie se confíe con las encuestas, las hay buenas y malas, las cosas van bien, pero el que piense que no hay que hacer nada más se equivoca. La mejor manera de perder las elecciones es pensar que están ganadas de antemano", ha dicho.

Como ya hiciera en las anteriores elecciones autonómicas de 2019, Mañueco ha apelado a "concentrar el voto en el PP", en referencia a los posibles votantes que duden entre votar a los populares, a Vox o a Cs, por lo que ha pedido apoyos que sirvan para "evitar la plaga del sanchismo en Castilla y León" y a la vez para conseguir un gobierno en solitario para que "no haya lugar a dudas" y dependa de "reuniones de despacho que nos puedan quitar el Gobierno", ha dicho.

Ante Pablo Casado, con quien ha coincidido al referirse en varias ocasiones a esta tierra como León y Castilla, como un guiño a la provincia que les acogía, Mañueco ha afirmado que el 13-F "se decide el futuro" de esta Comunidad y se dirimen los problemas de sus gentes "pero también" está en juego "el papel" de esta autonomía en España, en referencia a la necesidad de que el PP inicie un camino que desemboque en la salida de la izquierda del Gobierno central.

"Sólo hay dos opciones: sectarismo y radicalismo de las políticas de Sánchez (...) o el proyecto de futuro del PP", ha planteado Mañueco, quien ve al presidente del Gobierno "cruzado de brazos" para resolver los problemas de los españoles "pero para atacar sectores esenciales" de Castilla y León, entre los que ha citado a la minería, la agricultura, la ganadería y la industria azucarera, en un lugar como La Bañeza que dispone de una planta molturadora de remolacha.