EFEMadrid

El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha afirmado que no utilizó una posición oficial para dar un mensaje político cuando alertó en Roma ante el resto de aliados de un pacto PSOE-Podemos en relación a la coalición contra Dáesh y que lo hizo en los márgenes de la cumbre y no en el pleno.

En declaraciones a los periodistas en el Airbus 310 de la Fuerza Aérea Española que le trasladó a Uarzazate (Marruecos) para asistir a la inauguración de una planta solar, García-Margallo se ha ratificado en sus palabras de ayer en Madrid, que provocaron el rechazo del PSOE a través de Carmen Chacón por considerar que hizo un uso partidista de la política exterior.

"Me vi obligado a informar a mis colegas -en Roma- de que con un posible Gobierno de coalición PSOE-Podemos, si prevalecieran las tesis del segundo, España podría ser el primer país de los 66 que abandonase la coalición internacional en la que estamos todos empeñados", dijo ayer el ministro de Asuntos Exteriores al ser preguntado por el proceso abierto una vez que el Rey ha encargado al líder socialista, Pedro Sánchez, formar Gobierno.

García-Margallo se refería a la reunión ministerial que se celebró el martes en Roma entre los 66 países que forman la coalición contra Dáesh (acrónimo árabe del Estado Islámico).

Tras la polémica generada por sus palabras, el jefe de la diplomacia española ha explicado hoy a los periodistas que le acompañan en el viaje a Marruecos que esa declaración no fue oficial y que no la hizo en el pleno de la reunión de Roma sino que, ha destacado, respondió a preguntas de algunos colegas en los márgenes de la cumbre ministerial.

"No tengo nada que rectificar, no fueron declaraciones oficiales", ha asegurado el ministro, quien ha explicado que en los márgenes de la reunión "muchos ministros se interesaron por los efectos de un posible Gobierno de coalición PSOE-Podemos".

"No fue una declaración en pleno, como hubiese sido absolutamente inadmisible", ha recalcado.

Tras insistir en que no utilizó una posición oficial para dar un mensaje político, ha hecho énfasis en que dijo "posible" coalición entre PSOE y Podemos y en que indicó que eso sería así en el caso de que prevalecieran las tesis de la formación morada.

Tras afirmar que se ratifica en las palabras que pronunció, ha querido dejar claro que en el caso de que prevalecieran las tesis del PSOE en ese supuesto pacto de Gobierno la situación en la lucha contra Dáesh se quedaría como está ahora.

El titular de Exteriores se ha referido a las posiciones "contradictorias" en la lucha contra el terrorismo que mantienen PSOE y Podemos y ha recordado que, aunque el primero sí firmó el pacto antiyihadista, el segundo no lo hizo.

Para García-Margallo, en el caso de que los partidos que lideran Pedro Sánchez y Pablo Iglesias alcancen un acuerdo de Gobierno "alguien tiene que ceder" en sus posiciones en este asunto.

Por ello el ministro ha considerado que antes de una posible sesión de investidura, PSOE y Podemos -que no es partidario de una intervención militar de la coalición internacional en Siria e Irak- tienen que aclarar sus posiciones en materia antiterrorista.

Ha subrayado en varias ocasiones que, a preguntas de sus colegas europeos, se limitó a constatar las "diferencias" entre PSOE, Podemos e IU y ha añadido que en esa "hipotética coalición" deben aclarar cuál va a ser la postura oficial que va a tener ese posible Gobierno.

El ministro ha dicho que los socialistas siempre han sido claros y han apoyado al Ejecutivo en cuanto a la participación en esa coalición internacional contra Dáesh, no así Podemos e IU.

"Es obvio que si hay un Gobierno de coalición y mucho más si es un Gobierno paritario, alguien tiene que ceder", ha insistido.

El ministro ha destacado además que no se dan por perdidas las opciones de Mariano Rajoy para ser presidente del Gobierno.

"No sólo no descarto, sino que apuesto por un Gobierno de los partidos constitucionalistas", ha agregado, en referencia a la "interpretación" que dice él ha hecho un diario de sus palabras.