EFEMadrid

Manifestantes a favor de la presidenta regional de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, enviaron este jueves a la sede del Partido Popular (PP) en la capital española un grupo de mariachis y una corona de flores con el mensaje "Pablo Casado, siempre te recordaremos", en referencia al líder de la formación conservadora, principal partido de la oposición en España.

Los mariachis y el mensaje fueron el colofón a una jornada de duros diálogos cruzados entre Díaz Ayuso y la representación nacional del PP, una guerra abierta y pública por un supuesto espionaje del propio partido a la dirigente regional para destapar un presunto caso de corrupción, con el fin de desbaratar sus aspiraciones políticas.

La crisis actual tiene que ver con la lucha de Díaz Ayuso por presidir el partido en Madrid, algo que lleva reclamando desde hace tiempo y que desde la cúpula del PP, encabezada por el líder del partido, Pablo Casado, se resisten a aceptar.

La presidenta de la región de Madrid se convirtió durante la pandemia en uno de los pesos fuertes de los conservadores, por sus decisiones sobre las restricciones ante la covid, que permitió, en contra del resto del país, mantener la apertura del sector hostelero, entre otras decisiones contra corriente, lo que le brindó un gran apoyo popular en las elecciones madrileñas del pasado mayo.

Tras una tregua propiciada por la celebración de comicios regionales en la comunidad autónoma de Castilla y León el pasado domingo, la pugna por el poder en el seno del partido regresó con más fuerza que nunca, y hoy se materializó con la publicación en varios medios de comunicación del caso de presunta corrupción que involucraría al hermano de la presidenta madrileña.

Ese caso tendría que ver con la existencia de un contrato y de las relaciones personales del hermano de Ayuso con la empresa Priviet Sportive, S.L. para comprar mascarillas FFP2 y FFP3 en el inicio de la pandemia.

Tras saltar hoy el escándalo, alrededor de un centenar de personas se concentraron ante la sede del PP en Madrid para apoyar a la presidenta madrileña.

Al grito de "Isabel" y "Ayuso presidenta", los congregados corearon consignas a su favor y en contra de Casado, al que pidieron su dimisión.

Una vez desatada la polémica, desde primera hora del día se sucedieron las comparecencias ante la prensa de uno y otro lado, con fuertes acusaciones cruzadas.

Díaz Ayuso directamente acusó al PP y a Casado de maniobrar para desprestigiarla "personal y políticamente" y vincularla con la corrupción desde "el anonimato", "sin pruebas" e involucrando a su familia, con la filtración a los medios de una supuesta comisión que su hermano habría obtenido de un contrato de la Comunidad de Madrid.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, anunció que el partido ha abierto un expediente informativo contra la presidenta madrileña por las graves acusaciones contra Casado y que consideró "casi delictivas".

"Este partido no tolerará ningún ataque a la honorabilidad... y que se ataque de forma tan cruel e injusta a la dirección que le ha dado todo", puntualizó García Egea.

Díaz Ayuso fue la candidata de Casado a encabezar el Gobierno regional de Madrid, pero desde su llegada al poder se convirtió en una de sus principales rivales y una nota discordante dentro del partido.