EFEMadrid

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha destacado este miércoles que la lucha de las fuerzas de seguridad contra el terrorismo de ETA sigue vigente y que la desaparición de la banda terrorista "no borra sus acciones".

"Queda camino por recorrer contra quienes construyen un relato falso y tratan de olvidar a las víctimas", ha defendido el ministro durante el acto de entrega de las medallas de honor, conocido como Cruz de la Dignidad, de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), al que ha asistido también la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

El Premio "Verdad, Memoria, Dignidad y Justicia" que desde hace ocho años otorga la AVT ha sido concedido al rey Felipe VI, aunque, por motivos de agenda no ha podido asistir al acto, en el que sí han recogido sus medallas la delegada del Gobierno en Madrid, María Paz García Vera; la fiscal de la Audiencia Nacional Carmen Monfort; el diputado de Ciudadanos Miguel Gutiérrez o el director de la Agencia de Seguridad de Madrid, Carlos Novillo.

El comisario principal de Policía Nacional manuel Soto Seoane, el teniente coronel de la Guarida Civil Carlos de miguel; el periodista Carlos Herrera y el consejero de la AVT Miguel Folguera también han recibido la cruz de la dignidad.

Durante el acto, celebrado en el paraninfo de la Universidad Complutense de Madrid situado en la calle San Bernando, Marlaska ha recordado que el Estado de Derecho derrotó a ETA con un esfuerzo conjunto de las fuerzas de seguridad, la judicatura, los partidos políticos, los medios de comunicación y el conjunto de la sociedad civil.

Pero el ministro ha reivindicado el papel de las víctimas del terrorismo de ETA a quienes "es fundamental dar voz" porque durante mucho tiempo se les impuso el silencio y se ha mostrado convencido de que "ningún crimen debe quedar impune".

En este sentido han ido dirigidas también las palabras de la presidenta da la AVT, Maite Araluce, que ha defendido un final del terrorismo "sin impunidad, sin blanqueamientos y sin normalización de situaciones".

"Una memoria real y veraz de lo ocurrido, un relato de las víctimas (...) en el que los verdaderos ganadores sean las víctimas", ha concluido.