EFEMadrid

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado hoy que le consta que, a través de los equipos habituales, se ha llamado al presidente del PP, Pablo Casado, para reunirse el jueves con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, dentro de la ronda de contactos para la reconstrucción tras el coronavirus.

Marlaska ha respondido así al ser preguntado, en una rueda de prensa telemática en Moncloa, si Sánchez había llamado a Casado para ese encuentro, toda vez que el PP afirma que el líder de la oposición se ha enterado de esa cita por la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Según Marlaska, Sánchez ha citado a Casado "en los términos que se hace habitualmente".

"Me consta objetivamente -ha señalado Marlaska- que Sánchez ha expuesto la necesidad de iniciar ya los contactos con los agentes políticos y sociales para ver cómo enfrentar la necesaria e inapelable reconstrucción social y económica".

Lo lógico, ha continuado, es empezar por Pablo Casado porque es el jefe de la oposición, "al que estoy convencido de que se solicitó su presencia en los términos que se hace habitualmente".

Al ser repreguntado por este asunto, el titular de Interior ha dejado claro que le consta la llamada al jefe de la oposición y ha precisado que esa llamada se ha hecho entre los respectivos equipos de las dos partes, "lo cual es habitual y normal".

Ha aprovechado para insistir en que el pacto que propone el Gobierno es "una evidencia que demanda de forma unánime la sociedad" y que es necesario abordar urgentemente.

Marlaska no cree que haya que hacer muchos esfuerzos para explicar a los partidos la necesidad de ese pacto y ha manifestado que también Casado se mostró ayer de acuerdo con esa demanda de la sociedad.

Por otra parte, el ministro ha admitido que tiene cabida pensar que "pudimos hacerlo mejor", si bien ha asegurado que el Gobierno pone lo mejor de sí mismo, y ha apelado a la "precisa cohesión social". "Tenemos un estado fuerte", ha indicado, para después añadir que la "coordinación entre las distintas administraciones es importante y va más allá de sus representantes".

También ha querido elogiar a la sociedad por hacer "de la necesidad y responsabilidad una virtud absolutamente civil" y haber contribuido "más que nunca al bien común" al ayudar a reducir los contagios, aunque, ha advertido, queda "largo camino" por recorrer, pero "vamos por el buen camino".