EFEMadrid

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dicho este martes que la frontera con Marruecos, cerrada por la covid-19, se reabrirá cuando las condiciones sanitarias y de seguridad lo permitan y siempre de común acuerdo entre los dos países.

Marlaska no ha ofrecido una fecha concreta de esta reapertura, pese a que el senador del PP Juan José Imbroda se lo ha preguntado dos veces en la sesión de control al Gobierno del Pleno de la Cámara Alta.

Ha recordado que el cierre del flujo diario de personas en los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla fue debido a la covid y "evidentemente a un acuerdo entre el Reino de Marruecos y España".

El titular de Interior ha aprovechado para explicar que se está trabajando en la modernización del sistema fronterizo tanto en Melilla como en Ceuta y para señalar que se ha creado un grupo interministerial para que cuando llegue el momento de la reapertura, "se realice en los términos más adecuados".

Ha indicado que, asimismo, se trabaja en la puesta en marcha de un sistema de "paso ágil" para trabajadores transfronterizos con 52 puestos y 16 quioscos con control biométrico.

Grande-Marlaska ha puesto en valor los 36 millones de euros que el Gobierno está invirtiendo para garantizar seguridad en el puesto fronterizo de Melilla y los 32 millones en el de Ceuta, que ha contrapuesto a la nula inversión del Ejecutivo del PP en la época en que Imbroda presidía la primera ciudad autónoma.

Imbroda, por su parte, se ha mostrado convencido de que los medios técnicos que se instalarán en los puestos fronterizos de ambas ciudades "no servirán para controlar el alud (de inmigrantes) que se vendrá encima" después de dos años de pandemia y de hambre.

"Van a venir muchísimos y de nada servirá que usted sepa quien entra, porque no van a salir. Va a haber efecto llamada y todo se colapsará: la educación, la sanidad...", ha augurado el senador.

Por ello, ha pedido al ministro que se aplique el acuerdo Schengen "en su totalidad".