EFEMadrid

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este viernes que nadie de su departamento ni de la dirección de la Guardia Civil pidió al coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid Diego Pérez de los Cobos, cesado esta semana, el informe sobre el 8M que se entregó al juzgado.

Cinco horas y media ha durado su comparecencia en la Comisión de Interior del Senado, donde ha repasado las líneas generales de la política de su Ministerio, las actuaciones en el estado de alarma y, como se preveía, ha respondido a la oposición sobre el cese del coronel De los Cobos y los cambios en la cúpula del instituto armado.

Marlaska ha querido dejar claro que la Guardia Civil, con su directora al frente, María Gámez, ya trabajaba en la reestructuración de la cúpula del cuerpo antes de la pandemia del coronavirus y ha enmarcado esos cambios y ceses en la libre designación de los cargos de confianza.

"Tenemos muy claro lo que es la función pública, que debe caracterizarse por la competencia, la imparcialidad, la neutralidad y la comunicación entre la gente que interviene. Y en la no injerencia", ha enfatizado.

No ha respondido el ministro en su primera intervención a cuestiones concretas, como si el cese tenía que ver con el informe de la Guardia Civil sobre el 8M y su posible relación con la propagación del virus, entregado al juzgado, o si Gámez o él mismo llamaron a De los Cobos el domingo para que les entregara el informe.

Y ha sido al final cuando ha respondido tajante. "Ni este ministro, ni nadie del Ministerio ni de la Dirección General de la Guardia Civil ha solicitado al señor Pérez de los Cobos ni el informe ni el acceso al contenido del informe".

"Cuando se forman equipos, hay libre designación", ha continuado Marlaska, quien ha indicado que, cuando esos cambios los hace el PP, es "eficacia, es eficiencia", pero, si los hace el PSOE, "se ve algo extraño".

Ha vuelto a reiterar que los cambios y ceses se han basado "única y exclusivamente en la libre designación para formar tu mejor equipo, con confianza y con neutralidad", y ha recordado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, exige "eficacia, neutralidad y cumplimiento de la ley y del programa suscrito por el PSOE y Unidas Podemos en materia de seguridad".

"Me de deja la libertad para formar mi grupo, y yo tengo que responder que cumplo el programa que tengo pactado", ha añadido al defenderse de las críticas de la oposición.

"No puede permanecer ni un minuto más al frente del Ministerio", le ha dicho tajante al ministro el senador del PP Fernando Martínez-Maíllo, que ha reprobado la "actitud de prepotencia" del ministro, a quien ha acusado de "manchar el nombre de la Guardia Civil al mismo nivel que el señor Roldán".

Martínez-Maillo ha acusado a Marlaska de estar "bajo sospecha de haber interferido en una investigación judicial" que afecta al Gobierno y le ha preguntado directamente si dio la orden para requerir a De los Cobos información sobre el informe de la Guardia Civil.

Mientras, Xavier Castellana, del grupo de ERC-Bildu, ha reprochado a "la derecha nacionalista española" que considere a De los Cobos como "insigne caballero", cuando se trata de un "personaje oscuro y siniestro", según el senador, quien ha preguntado a Marlaska por lo que iba a hacer para "eliminar de ultras" las fuerzas de seguridad del Estado.

También Ciudadanos ha cargado contra Marlaska por encabezar una "purga" contra "funcionarios no afines", mientras por otra parte desde el Gobierno se "nombran a dedo" a otros altos cargos, y le ha reprobado el "deterioro infringido a la imagen de la Guardia Civil" por parte de quien "los debería defender". "Debe pedir perdón", le ha exigido, como también que no siga "ni un minuto más en el cargo".

Especialmente ácidas han sido las críticas de JxCAT, cuyo senador Josep Lluis Cleries ha acusado a Marlaska de "bendecir" la actuación de De los Cobos como coordinador del dispositivo policial del referéndum ilegal del 1 de octubre, y al Gobierno de tener a la Abogacía del Estado "a su servicio" cuando "se sienten agredidos": "Ahora les tocan a ustedes, pero cuando tocaron a miles de catalanes, miramos hacia otro lado".

Cleries, que ha reprochado al Ejecutivo la implantación de un "155 sanitario" y "un estado policial inexplicable" durante la pandemia, ha cuestionado que "precisamente ahora" le moleste unos informes de la Guardia Civil "porque atacan al PSOE" y a algunos cargos, pero no hubo "ningún problema" con los que este cuerpo elaboró en la causa del "procés".

La senadora de Vox Yolanda Merelo ha preguntado al ministro si está haciendo "purgas" entre aquellos efectivos de las fuerzas de seguridad "que no se acomodan" a su modo de proceder y ha criticado su actuación "inmoral" al frente del Ministerio, del que las fuerzas de seguridad están recibiendo un trato "bochornoso". "¿Al servicio de quién está"?, le ha inquirido.

Por otro lado, el ministro ha negado categóricamente que haya abusos en la actuación de las fuerzas de seguridad pese a que pueda haber "alguna disfunción", como en cualquier otra profesión, y en respuesta a JxCAT, ha negado que haya habido condecoraciones "única y exclusivamente" por alguna intervención del 1-O.

"Dejen de imputar abusos a las fuerzas de seguridad", ha dicho el ministro, que ha criticado que algunos grupos den a entender que los agentes están "todo el día abusando, amenazando y pegando": "¿Qué se creen: que por ponerse un uniforme todos cambiamos?".