EFEMálaga

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha afirmado respecto a la puesta en libertad del expresidente catalán Carles Puigdemont que "la orden europea de detención es un diálogo entre tribunales de la Unión Europea", que son los que tienen que "dialogar entre ellos" y dictar resoluciones.

Marlaska, que ha asistido este sábado a una cumbre sobre migraciones junto a los ministros del Interior y de Migraciones de Italia, Grecia, Chipre y Malta, ha eludido pronunciarse sobre la decisión del Tribunal italiano que ha dejado en libertad a Puigdemont.

"Yo no hago valoraciones de las resoluciones judiciales", ha manifestado el ministro, que ha sostenido que "todo ciudadano reclamado por la justicia española debe comparecer ante la justicia española".

Ha señalado que los tribunales europeos son los que tienen que dialogar, "trasladar la información y resolver lo que proceda conforme al acervo comunitario, que es el que alimenta los ámbitos normativos del conjunto de estados miembros".

En el mismo sentido, ha dicho que se trata de una cuestión "judicializada", por lo que hay que dejar que los tribunales de la Unión Europea, a la que pertenecen "todos los tribunales independientemente del país", decidan y resuelvan, y "los demás a acatar las resoluciones que dicten esos tribunales", ha subrayado al ser preguntado por la reacción del Gobierno catalán.

Asimismo, ha reiterado que ninguna autoridad española "de ningún tipo ni de ningún departamento" estuvo presente este jueves en Cerdeña ni durante el arresto ni después de la detención del expresidente catalán.