EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado con "matrícula de honor" el "gran" trabajo realizado por la comunidad educativa en el curso escolar 2020-21 en el que España ha logrado mantener el 99,8 % de las mas de 425.000 aulas del país abiertas, mientras las de "medio mundo" estaban "cerradas a cal y canto".

"La pandemia nos ha recordado el valor insustituible de las clases presenciales, tanto desde el punto de vista académico como afectivo", ha dicho Sánchez en el "merecídisimo" homenaje a la comunidad educativa celebrado este sábado en el Palacio de la Moncloa.

Un acto al que han asistido las ministras de Sanidad, Carolina Darias, y de Educación, Isabel Celaá, que ha felicitado a docentes, estudiantes y familias por conseguir que el covid "no nos arrebate el futuro", al insistir en que "la escuela no puede cerrar, sino que debe permanecer siempre abierta".

Sánchez ha destacado que solo hay tres centros cerrados por el covid, lo que supone un 0,01 % del total de 29.000, pese a los pronósticos pesimistas que anunciaban "contagios continuos", por lo que, ha dicho, "nos debemos sentir orgullosos" de las decisiones adoptadas en materia educativa, mientras agradecía el trabajo de cogobernanza con las comunidades autónomas.

Pero ha advertido de que la tarea no ha terminado y se deben de preparar los protocolos para el curso 2021-2022, que, según sus previsiones, podría comenzar con los alumnos de ESO y Bachillerato vacunados, si la Agencia Europea del Medicamento (EMA) da la autorización pertinente.

Según Sánchez, la pandemia ha vuelto a situar en el centro de la acción política la Educación, para lo que han aumentado en un 139 % las partidas destinadas a esta materia en los presupuestos generales del estado para el 2021.

Ha asegurado que cumplirá su compromiso de que esta sea la legislatura de la Educación con el impulso definitivo a un proceso que sitúe a España en la vanguardia educativa y formativa de las próximas décadas.

Al acto institucional, que se ha abierto con un aplauso a toda la comunidad educativa, han asistido también representantes de los más de 720.000 docentes que han atendido este curso a más de 8 millones de alumnos de enseñanzas no universitarias, así como responsables de las comunidades autónomas.

Se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo de los docentes y familias que han sufrido el ataque del virus en un año que, como ha comentado la profesora y directora del Centro de Educación Infantil Santa Ana de Pedrezuela (Madrid), "nunca olvidaremos".

"Tenemos la profesión más bonita del mundo", ha asegurado Castro, que ha reconocido que en algunas ocasiones ha sido difícil mantener las distancias de seguridad."¿Como no abrazar a un niño que llora?, ¿Cómo no dar una palmada a un adolescente decaído y preocupado?", se ha preguntado la docente.

Por su parte, Sandra Torres, madre de dos estudiantes, ha subrayado que en septiembre "fuimos a los centros con cautela y emoción, pero enseguida el contacto con los conserjes, profesores y amigos demostró que la vuelta a las aulas era imprescindible"

Vera Rodelgo, estudiante de 3º de ESO en el colegio Sagrados Corazones de Madrid, ha citado "confinamiento o pandemia" entre las palabras nuevas aprendidas en un curso en el que "ya todos sabemos quien es Fernando Simón (Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias)".

Otro estudiante de FP en Madrid ha reivindicado la responsabilidad de los jóvenes durante la pandemia "demostrando que se puede confiar en nosotros", minutos antes de que se leyera la Declaración Institucional de reconocimiento a la labor de la comunidad educativa aprobada el pasado martes en el consejo de Ministros.

Un texto que valora la profesionalidad tanto de los docentes como del personal auxiliar, reconoce el ejemplar comportamiento del alumnado y el compromiso de las familias, y reafiorma el compromiso de las administraciones públicas con una educación inclusiva que ofrezca un mejor futuro.

Durante el acto han sonado piezas musicales interpretadas por un cuarteto y un coro infantil de alumnos de 5º y 6º de Primaria ha sido el encargado de cerrar el homenaje.