EFEMelilla

La Ciudad Autónoma mantendrá sin cambios el horario del confinamiento nocturno, que seguirá de 22.00 a 6.00 horas, pero adelantará a las 19.00 horas el cierre de toda actividad, salvo farmacias y gasolineras, y limitará las reuniones a los convivientes.

Estas medidas son dos de las nuevas restricciones que serán incluidas en un decreto y una orden que publicará este martes el Boletín Oficial de Melilla (BOME), y que entrarán en vigor a partir de mañana miércoles, por un plazo de un mes, que podría ampliarse o reducirse, en función de la situación epidemiológica.

El presidente del Gobierno de Melilla, Eduardo de Castro, y el consejero de Economía y Políticas Sociales, Mohamed Mohamed Mohand, han anunciado en rueda de prensa estas nuevas medidas, que se ajustan al decreto del estado de alarma, y que tratan de conseguir una menor movilidad tras no lograr adelantar a las 20.00 horas el inicio del toque de queda, como deseaba la Ciudad Autónoma.

El decreto mantendrá los confinamientos nocturno y perimetral en las mismas condiciones que hasta ahora, pero solo permitirá reuniones de convivientes, salvo excepciones, como asistir a personas mayores, enfermas o dependientes, y la posibilidad de reunión en un domicilio donde solo viva una persona, para que su pareja le pueda visitar.

Otra de las excepciones a esta limitación es la reagrupación de hijos si no forman una unidad de convivencia normal, como es el caso de los niños que viven con su padre o con su madre, y también podrán reunirse un máximo de cuatro personas no convivientes en una mesa de un establecimiento hostelero.

En cuanto a los lugares de culto, que es la última medida recogida por el decreto, el aforo se reducirá del 33 % actual al 25 %, aunque deberán cerrar de 7.00 a 00.00 horas en los días de mayor afluencia, según la confesión religiosa, concretamente las mezquitas los viernes, las sinagogas los sábados, y las iglesias los domingos, para evitar aglomeraciones.

Por su parte, la orden de la Consejería de Economía y Políticas Sociales contiene otras numerosas restricciones, la principal el cierre de todos los comercios a partir de las 19.00 horas, incluidos aquellos que contaban con excepciones hasta ahora para cerrar más tarde, como los dedicados a la alimentación, la educación o el deporte.

Solo podrán salvar esta limitación las farmacias y las estaciones de servicio, aunque estas no podrán dispensar bebidas alcohólicas a partir de esa hora.

También quedan suspendidos todos los eventos y celebraciones de toda índole, salvo las bodas, bautizos y comuniones, que quedarán limitadas a seis personas, independientemente de su unidad de convivencia, lo que quedará regulado en la normativa para la hostelería.

En este sentido, el consejero ha señalado que los aforos se fijarán por el número de mesas, que se limitará a un máximo de 10 con cuatro comensales, excepto aquellos establecimientos a los que se hubiera autorizado la ampliación, que podrán instalar hasta 15 mesas con hasta 4 comensales, número que podrá ampliarse para los convivientes, que deberán acreditarlo con el DNI, padrón o libro de familia.