EFEMadrid

La Comisión de Salud Pública analizará esta tarde la situación epidemiológica tras la detección del primer caso de la variante ómicron en España y estudiará la vacuna pediátrica a los niños de 5 y 11 años, ya autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

Los directores generales de Salud Pública del Ministerio de Sanidad y de las comunidades tienen en el orden del día el análisis de la situación nacional e internacional de la pandemia, marcada por ómicron, de la que ayer el madrileño Hospital Gregorio Marañón confirmó el primer positivo detectado en España, mientras que Cataluña estudia dos posibles casos de viajeros.

La reunión coincide con la aprobación, por parte del Consejo de Ministros, de restricciones a los vuelos de varios países africanos, entre ellos Sudáfrica, que se suman al goteo de medidas que España ha ido imponiendo a los pasajeros provenientes del sur de África.

Antes del encuentro de Salud Pública, por la mañana está previsto que se reúna la ponencia de vacunas para avanzar en su propuesta sobre la inmunización a los menores de 12 años tras el aval de la EMA, que la semana pasada concluyó que los beneficios superan  a los riesgos en este grupo de población.

El consejero de Educación, Universidades y Ciencia y portavoz del Ejecutivo madrileño, Enrique Ossorio, espera que el proceso se pueda "iniciar para mediados de diciembre", pero ayer dijo que "hace falta que lleguen las vacunas porque no son iguales que las que inoculan a los adultos".

Pfizer empezará a distribuirlas en la Unión Europea en la segunda quincena de diciembre, "de acuerdo a su capacidad productiva". La pauta será igual que en los adultos: dos dosis en la parte superior del brazo separadas por un intervalo de tres semanas.

No obstante, la nueva formulación para niños, que recibirán un tercio de la dosis de los adultos (10 miligramos frente a 30 miligramos), no necesita dilución.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, reiteró ayer que la región está preparada para empezar a vacunar a los niños de 5 a 11 años, y la consejera aragonesa de Sanidad, Sira Repollés, confió en que la decisión pudiera tomarse esta semana, aunque fuentes cercanas a Salud Pública recuerdan a Efe que aún hay tiempo, puesto que los antídotos no llegarán hasta dentro de unas semanas.

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, señaló ayer que aún se desconoce el número de dosis que llegará, pero que, en cuanto estén, las vacunas se pondrán aunque los niños estén de vacaciones en esas fechas, por lo que hizo un llamamiento a los padres para que accedan a inmunizar a sus hijos al igual que se hace con otras encuadradas en el calendario.