EFEMadrid

La Audiencia Nacional juzga este miércoles a un joven de 23 años acusado de "radicalizar" en "la ideología del Dáesh" a un grupo de chicos de entre 20 y 31 años de Melilla, y de consumir "de forma compulsiva" propaganda de la organización, hechos por los que el fiscal pide par el imputado 14 años y cinco meses de prisión.

La Fiscalía le acusa de pertenencia a organización terrorista y de autoadoctrinamiento, y aparte de la pena de cárcel solicita la inhabilitación absoluta durante 10 años, además de ocho años de libertad vigilada por cada delito de terrorismo.

En su escrito de acusación, el fiscal cree que asumió "el papel de instruir, aleccionar, formar (...), captar y radicalizar" a un grupo de jóvenes de entre 20 y 31 años en Melilla en 2017, además de acceder a las plataformas mediáticas del Dáesh y consumir "de forma compulsiva" sus publicaciones en Internet.

Calcula que a lo largo de 8 meses se conectó "en más de 100 ocasiones" a plataformas del Dáesh, hizo "más de 700 consultas de material yihadista" y vio "unos 70 vídeos" de la organización, algunos de una "crueldad y violencia extrema" y que presuntamente incitaban a "la comisión de acciones terroristas".

El contenido que supuestamente consultaba, según el fiscal, variaba desde páginas de "carácter informativo" de grupos terroristas, principalmente el Dáesh, hasta vídeos de la organización "idóneos para la captación, adoctrinamiento y adiestramiento yihadista".

Y también foros en los que "se justifica, favorece e incita a participar en la yihad, y se aportan datos y documentos de adoctrinamiento en las tesis ideológicas que sustentan el yihadismo".

A juicio del ministerio público, "desde el principio se ha podido observar" el "deseo" del acusado "de infundirse, imbuirse o inculcarse y reafirmarse en el ideario" del Dáesh, hasta el punto de que se encontró en su casa un "manuscrito de juramento de fidelidad a Abu Bakr Al Bagdadi", líder del Estado Islámico (EI).

Además, en su escrito, la Fiscalía incorpora una serie de conversaciones del acusado con terceras personas con las que fundamenta la a su juicio supuesta vinculación y "reafirmación" del procesado con el Dáesh, que comenzó, según el fiscal, a raíz de la relación que mantuvo con algún condenado por integración.

De hecho, prosigue el escrito, en alguna "justifica los ataques terroristas" en Barcelona y Cambrils (Tarragona) del 17 de agosto de 2017.

El joven fue detenido en noviembre de 2017 en Melilla en el marco de una investigación que comenzó tras la denuncia de un testigo protegido a la Fiscalía. EFE

mms/cda