EFEMadrid

La líder de Podemos, Ione Belarra, ha marcado al PSOE las prioridades moradas en los próximos Presupuestos tras criticar que hayan descuidado las "banderas" propias de un ejecutivo progresista, y ha exigido al PSOE que "reoriente el rumbo" en lugar de "gastarse el dinero en armas por exigencia de una potencia extranjera".

En una intervención en abierto ante el Consejo de Coordinación Estatal de Podemos, la secretaria general del partido ha reprochado a Pedro Sánchez que quiera aumentar la inversión en defensa hasta llegar al 2 % del PIB en 2029, como anunció en el marco de la cumbre de la OTAN de la semana pasada.

"Nuestro país no necesita comprar bombas y aviones de combate", sino medidas para mejorar la vida de las familias y evitar el "empobrecimiento masivo" provocado por la crisis de la pandemia primero y ahora la crisis económica derivada de la invasión rusa de Ucrania, ha subrayado Belarra, recalcando que España "no está en guerra".

Por eso, la líder morada ha subrayado que es prioritario que las próximas cuentas públicas, que podrían ser las últimas antes de las elecciones previstas para finales de 2023, deben ser "el hito que permita al Gobierno reorientar el rumbo y recuperar el ritmo", planteando así una reforma fiscal "ambiciosa", una ley de familias o medidas para blindar el poder adquisitivo y frenar la inflación, entre otras cosas.

Según Belarra, en el punto en el que está la legislatura, "no se perciben unos objetivos políticos claros en la acción del Gobierno de coalición" y cree que eso lo percibe "muchísima gente progresista", que también cada vez más tienen la sensación de que "es Podemos en solitario quien levanta las banderas que deberían ser la seña de identidad" de este Ejecutivo progresista.

Hay además dos cuestiones "clave" para Podemos que el Gobierno debe afrontar ya: la derogación de la ley mordaza, una ley que lleva más tiempo vigente con este gobierno de coalición que lo que estuvo con el PP -ha señalado, y la ley de vivienda.

Para Belarra, los próximos presupuestos tienen que proteger a las familias y consolidar el avance feminista, y para lograrlo ha propuesto, aparte de otras iniciativas, aprobar una ley de familias que amplíe los permisos de maternidad y paternidad a 6 meses, que incluya una renta crianza de 100 euros al mes para cada niño de cada familia, así como un permiso retribuido para el trabajador de siete días al año para cuidados.

Contener la inflación, disparada hasta el 10,2 %, y proteger el poder adquisitivo de las familias es otra de las exigencias de Podemos, que quiere establecer un precio máximo a los combustibles, que se sufragaría gracias al impuesto extraordinario a los beneficios de las energéticas. También ven necesario seguir bajando el precio del abono transporte hasta que cueste 10 euros en todas las comunidades.

Precisamente, la inflación es una gran preocupación para este partido porque "supone un golpe durísimo a la mayoría social en nuestro país y porque puede dar al traste con la acción de gobierno de la coalición".

Otra de las propuestas de los morados es crear un fondo de 10.000 millones de euros para invertir en sanidad pública y en educación pública.

Insisten además en que hay que acometer la reforma fiscal pendiente porque no es "decente que tras dos gravísimas crisis económicas las grandes empresas y fortunas no hayan aportado ni un solo euro extra para hacer frente a la difícil situación".

En este sentido, reclaman que las grandes corporaciones paguen al menos el mismo porcentaje de impuestos que las pequeñas y que el impuesto mínimo del 15% se establezca sobre todos sus beneficios.

Estas medidas que ha concretado Belarra ante el Consejo de Coordinación "son urgencias", ha dicho, y son distintas a las que estos días se han hecho para duplicar el gasto en defensa, ha lamentado al advertir que la guerra en Ucrania se puede cronificar con lo que esto supone a efectos económicos y sociales para España y Europa.