EFEMadrid

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha augurado este domingo que PSOE, PP y Cs gobernarán "juntos" para "responder a la desaceleración", lo que a su juicio se traducirá en "recortes y en degradación de los servicios públicos".

Tan importante será el modelo económico de los partidos cara a la situación que se avecina que Iglesias ha pedido que tenga lugar un debate entre sus responsables económicos, de modo que los proyectos al respecto no se limiten sólo al único debate que quiere el presidente en funciones, Pedro Sánchez.

Iglesias se ha pronunciado de este modo en el acto en el que ha presentado el programa electoral de Unidas Podemos para las elecciones del 10 de noviembre junto a la dirección de su partido.

La campaña de los comicios del 10N "van de proteger a las familias" españolas y a la gente ante el frenazo económico que se avecina, y por tanto, de aplicar la Constitución, que es lo que defiende Iglesias frente a los que sólo hablan de un artículo, el 155.

Y como la campaña versará sobre las respuestas económicas a la contracción del crecimiento, Iglesias ha manifestado que PSOE, PP y Cs ya están mostrando su respuesta, un Gobierno de los tres, y por tanto, de "recortes, degradación de los servicios públicos" y un modelo fiscal que beneficie a los poderosos.

"La única garantía para evitar el modelo de gobierno que quieren la CEOE, Ana Patricia Botín, las oligarquías y sus cloacas es que Unidas Podemos esté fuerte, y por eso, llevan cinco años tratando de acabar con nosotros", ha proclamado Iglesias.

Lo que ofrecen Pedro Sánchez, Pablo Casado y Albert Rivera contra la desaceleración se intuye, y por ello, ha criticado que el líder socialista ya diga, según las palabras de Iglesias, que la reforma laboral del PP "no está tan mal".

De Sánchez incluso ha lamentado que "ya adopte el lenguaje de Ciudadanos".

El candidato de Unidas Podemos ha reseñado su programa: un documento de "mínimo común denominador" que nace de la convicción de que la formación "morada" estará en un Gobierno de coalición.

Se basa en la Constitución española, en gran parte de ella, lo que contrasta con los otros partidos, que "parece sólo conocen el 155", ha dicho.

Así que Unidas Podemos promoverá la redistribución de la riqueza (artículo 138 de la Constitución), sustentado en un modelo fiscal justo (artículo 31), en un trabajo digno (artículo 35) o en la vivienda.

Seguridad medioambiental, modelo fiscal para la redistribución de la riqueza, servicios en la España vaciada, lucha contra "las cloacas del Estado" o fin de las apuestas online y presenciales son algunos de los ejes de un programa que no olvida la subida del Salario Mínimo Interprofesional o un Ingreso Básico para bajas rentas.

Iglesias planteará una campaña de "verdades incómodas" y sin etiquetas, pues a él nadie le tiene que recordar que es de izquierdas. Eso es un "engañabobos", ha dicho, y más cuando la campaña que viene se centrará en las propuestas que mejor se acomoden a la protección de las familias.

Ha habido tiempo para la autocrítica, y así, el líder de Unidas Podemos ha reconocido que su dirección y él tuvieran que prestar más relevancia a los círculos, no tanto a sí mismos, y que se fiaron "de la palabra de Sánchez" en las anteriores negociaciones para formar Gobierno, en julio.

Pero una bandera sí pueden mostrar, según ha declarado: "Hemos demostrado en cinco años que no nos compran, que no tenemos precio".

En el acto han participado la portavoz parlamentaria, Irene Montero; la portavoz adjunta, Ione Belarra; el responsable de Acción Política, Pablo Echenique (coordinador del programa); el responsable de Economía, Nacho Álvarez, y el diputado ecologista Juantxo López de Uralde.