EFEMadrid

Responsables policiales del caso Gürtel han confirmado en el juicio la existencia de documentos que han llevado a la Fiscalía a mantener que Radiotelevisión Valenciana (RTVV) creó un expediente ficticio para justificar la adjudicación a la trama de un contrato con motivo de la visita del papa a Valencia en 2006.

La Audiencia Nacional ha reanudado este jueves el juicio de los veintidós acusados de la pieza de este caso de corrupción relacionado con el PP seguida por supuestas adjudicaciones irregulares al entramado liderado por Francisco Correa con motivo de la visita del papa Benedicto XVI a Valencia en julio de 2006 para participar en el V Encuentro Mundial de las Familias.

Según la Fiscalía Anticorrupción tras asumir RTVV la señal de la retransmisión de la visita del papa el entramado de Gürtel consiguió que el ente público le adjudicara un montaje de pantallas y sonido en las calles de Valencia por "un precio desorbitado" de más de siete millones de euros.

La Fiscalía mantiene que el entonces director general de RTVV, el acusado Pedro García Gimeno, vulnerando las normas de contratación pública llevó a cabo actuaciones para dicha adjudicación por la que se repartió más de tres millones de euros con los miembros de la trama Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez, El Bigotes, y el también acusado Ramón Blanco Balín, asesor del grupo.

En la sesión de este jueves han comparecido ante el tribunal como peritos el jefe de la investigación llevada a cabo por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y otro responsable del mismo Cuerpo que como secretario de las diligencias era el encargado de recibir toda la documentación incautada.

Han explicado que la RTVV firmó un contrato con Teconsa, que según la Fiscalía fue empleada por la trama como sociedad instrumental para esta adjudicación.

Han relatado que en la documentación consta que el 5 de mayo de 2005 RTVV envió a Teconsa un borrador del pliego de condiciones para el contrato de las pantallas y el sonido y esta empresa se lo reenvió a Pablo Crespo, el número 2 de la trama Gürtel.

Los peritos de la Policía han añadido que el contrato objeto del juicio fue tramitado como un procedimiento negociado y sin publicidad sin que estuviera justificada la urgencia para hacerlo así y no mediante un concurso público.

En todo caso han añadido que tampoco consta que se enviaran cartas de invitación a varias a empresas como la ley obliga para los procedimientos negociados a pesar de que en el expediente figuren varios presupuestos.

Y han agregado que también detectaron en la documentación incautada "facturas falsas para generar dinero en concepto de comisiones".

Por todo ello han concluido que "se vulneraron los principios generales de contratación pública, de publicidad, concurrencia y transparencia". EFE

cng/jlg