EFEMadrid

La oposición al Gobierno que en el Congreso representan los grupos de PP, Vox y Cs han celebrado este martes "la apertura democrática" que supone que a partir de la semana que viene haya sesiones de control y comparecencias de ministros en las comisiones.

Varias decisiones, propuestas por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se han adoptado este martes, tanto en la reunión de la Mesa como en la posterior de la Junta de Portavoces.

Una de ellas es el levantamiento de la suspensión de los plazos de los trámites, tomada el pasado 19 de marzo como consecuencia de la congelación de la actividad en el Congreso. A partir del lunes 13 de abril esos plazos comenzarán a correr, por lo que los grupos, por ejemplo, podrán presentar enmiendas a los últimos decretos leyes del Gobierno.

Otra ha sido la fijación en el calendario de una sesión de control al Gobierno, en concreto el 15 de abril, por lo que ese día acudirán al Congreso el presidente, Pedro Sánchez, y los ministros para responder preguntas orales de la oposición.

Pero también la Mesa ha calificado las peticiones de comparecencia ante el pleno de Sánchez para que informe de las reuniones de las últimas cumbres europeas, y de varios ministros ante las comisiones respectivas para que expongan qué actuaciones han llevado a cabo frente a la enorme crisis del coronavirus.

Las mesas de las comisiones concernidas irán acotando el calendario próximamente.

Todas estas decisiones las ha enumerado la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ante los medios, en una rueda de prensa por vía telemática.

Su satisfacción ha quedado clara cuando ha asegurado que esta "apertura democrática" ayuda a que el PP vote a favor de la nueva prórroga del estado de alarma, hasta el 26 de abril.

Tal y como ha subrayado, "ha habido un progresivo cierre" de las funciones constitucionales del Congreso, entre ellas la de controlar al Ejecutivo.

Para la portavoz del PP, gracias a la "presión" de su partido vuelve el "funcionamiento pleno de la democracia" al Congreso, y eso es una "victoria", según sus palabras.

La secretaria general del grupo Vox, Macarena Olona, ha coincidido con la portavoz popular en que el Congreso se había puesto "a disposición" del Gobierno de Sánchez. "Se había cerrado con llave y se había tirado la llave al Gobierno", ha incidido.

Pero, en su opinión, al grupo al que hay que achacar las decisiones adoptadas este martes es a Vox.

De hecho, ha explicado Olona, este grupo había anunciado su intención de acudir al Tribunal Constitucional para denunciar la suspensión de los plazos parlamentarios, lo que cree ha generado consecuencias.

Según ha relatado, en la Mesa han pedido a Vox retirar ese recurso de inconstitucionalidad, a lo que su representante en dicho órgano se ha negado.

"Iremos hasta el final para denunciar esta violación del Estado constitucional", ha redundado.

Cs, por medio de su portavoz adjunto, Edmundo Bal, se ha congratulado en Twitter. También se atribuye la reanudación de las sesiones de control.

"Era una urgencia democrática", ha dicho el diputado, para quien, no obstante, es "anacrónico" que el Congreso "siga sin habilitar plenos telemáticos".

Ésta ha sido la demanda de Ciudadanos en la Junta de Portavoces: instaurar los plenos telemáticos previa interpretación "flexible" del reglamento, y si no, acometer su reforma exprés para normalizarlos. Batet se ha opuesto.