EFEMadrid

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha enviado a prisión a la madre detenida ayer que iba a mandar a sus hijos gemelos de 16 años a Siria para integrarse en un grupo yihadista, mientras el padre ha quedado en libertad y los menores ingresarán en un centro de rehabilitación durante seis meses.

Los cuatro miembros de la familia arrestados ayer en Badalona (Barcelona), justo antes de que los menores se dispusieran a viajar a Siria, han pasado esta mañana a disposición del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y del juez central de menores José Luis Castro, que les imputan a todos un delito de integración en banda terrorista.

Ruz ha dictado prisión para la mujer porque considera que es ella la que facilitó a los adolescentes las gestiones para posteriormente desplazarse a zona de conflicto y al hombre le ha impuesto la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado, la retirada del pasaporte y la prohibición de salir de España.

Los gemelos, que ya perdieron a su hermano mayor fallecido hace un año en Siria luchando con el grupo terrorista Estado Islámico, han comparecido por su parte ante el juez central de menores, que ha acordado ingresarles en un centro de reforma, en régimen cerrado, durante seis meses.

Esta medida se ha adoptado, según fuentes jurídicas, a petición de la Fiscalía de menores y como mecanismo de protección de los jóvenes frente a su entorno, así como por la gravedad de los hechos que se les imputan.

El matrimonio, de nacionalidad marroquí, ha respondido por su parte a las preguntas del juez Ruz, que les ha tomado declaración en sustitución del magistrado Santiago Pedraz, y ha acordado contra ellos las medidas solicitadas por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, aunque no ha trascendido el contenido de su declaración al estar el caso bajo secreto de sumario.

Los cuatro fueron detenidos ayer en la citada localidad catalana cuando los menores estaban a punto de coger un avión a Marruecos para volar luego a Turquía y de ahí llegar hasta Siria.

Los chicos tenían previsto viajar al país en conflicto tras haber contactado con miembros de redes de captación y envío de yihadistas, han indicado las mismas fuentes.

Todos ellos estaban ya siendo investigados por el alto grado de radicalización que presentaba su entorno inmediato tras el fallecimiento de un hermano de los dos menores en 2014 en Siria, donde se había desplazado captado por grupos yihadistas y se integró en las filas del grupo terrorista Harakat Sham al islam, afín al Estado Islámico o Daesh.

De hecho, los gemelos habían abandonado hace dos años su formación académica en un instituto de Badalona para desplazarse a realizar sus estudios coránicos en una madraza (escuela coránica) de Tetúan (Marruecos).

Según los investigadores, los dos chicos estaban inmersos en un proceso de radicalización y se iban a desplazar a la zona en conflicto sirio-iraquí con pleno conocimiento de su entorno más directo, en especial de su madre, que era el miembro más extremista de la familia.

Además de las detenciones, en la operación se registró un coche y dos viviendas, una en la avenida América y la otra en la calle Juan Valera de Badalona, ya que la familia estaba en trámites para trasladarse a este segundo inmueble.

Con estos arrestos se eleva a una treintena el número de personas detenidas en España durante los tres primeros meses del año por su supuesta vinculación con organizaciones yihadistas, frente a los 40 del pasado año.