EFEOviedo

PSOE y Podemos han mitigado hoy sus críticas mutuas de cara a la segunda votación para investir al nuevo presidente asturiano, después de que en la sesión de hoy ni sus candidatos ni la popular Mercedes Fernández obtuvieran la mayoría absoluta necesaria para acceder a la jefatura del Ejecutivo.

La votación, en la que los diputados no pueden votar contra, no ha registrado sorpresas, de forma que el candidato socialista, Javier Fernández, ha contado con los catorce diputados de su grupo; el PP con sus once escaños y Emilio León (Podemos) con sus nueve representantes.

Los grupos minoritarios -IU, con cinco escaños, Foro y Ciudadanos, con tres- han optado finalmente por la abstención, decisión que, de mantenerse en la votación que se llevará a cabo el viernes y en la que ya no podrá concurrir Podemos (sólo lo pueden hacer los dos mejores de la primera vuelta), determinará la reelección Fernández para su segundo y último mandato.

Tras las duras críticas que intercambiaron ayer Fernández y León en la presentación de sus programas, ambos han limado hoy sus discrepancias a aspectos más concretos de sus respectivos programas.

Así, el candidato de Podemos ha admitido que su partido y el PSOE están "condenados a entenderse" dado que, salvo un acuerdo de alguno de ellos con el PP, son lo únicos que numéricamente podrían garantizar un gobierno estable en Asturias.

No obstante, ha lamentado no haber encontrado en el PSOE una "actitud" distinta para haber impulsado el primer gobierno "de cambio" de toda España, pero que ello habría requerido un ejercicio de generosidad similar al que permitió a los socialistas hacerse con la Alcaldía de Oviedo con el respaldo de Somos.

Por su parte, Fernández ha admitido haber leído el programa de Podemos y ha dicho que había encontrado algunas cuestiones difícilmente realizables, como la revisión del modelo energético, y otros planteamientos de carácter social como el denominado rescate ciudadano o a los desahucios que, ha subrayado, su gobierno ya había puesto en marcha en los últimos años.

Fernández, que también ha defendido la actuación de su gobierno en ámbitos como los servicios sociales, ha recordado a León que tras las elecciones planteó impulsar la formación de un gobierno respaldado por Podemos, IU, Ciudadanos y Foro que excluyese al PSOE y ha reiterado su rechazo a la idea de que la corrupción sea "sistémica" en Asturias.

"Siempre hay opciones y podemos escoger entre seguir el mismo rumbo o aprovechar la ola del cambio. Nuestra mano siempre estará tendida al socialismo de corazón y no al socialismo de marcapasos", ha replicado León tras admitir que el hecho de que los socialistas hayan gobernado durante décadas en Asturias hace más difícil el acuerdo con Podemos que en otras comunidades que gestionaba el PP.

Por su parte, la candidata del PP, que concurrirá de nuevo a la elección el próximo viernes, ha subrayado las "altísimas coincidencias" entre los planteamientos de su partido y los de Foro, que finalmente ha optado por la abstención, en materias como la educación, la sanidad o la política fiscal.

El portavoz de IU, Gaspar Llamazares, que regresaba al Parlamento asturiano tras quince años en el Congreso, ha reiterado su voluntad de no sumarse "al carajal de candidatos sin mayoría" derivada de la falta de acuerdo de la izquierda, que suma 28 de los 45 escaños.