EFEGirona

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha acusado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy de estar aplicando el artículo 155 de la Constitución sin tener el "coraje" de pasar por las Cortes y ha agradecido a Podemos que se haya desmarcado del "pensamiento único" contra el referéndum.

En un acto del PDeCAT en favor del 1-O en la plaza de la Independencia de Girona, celebrado bajo una intensa lluvia, Puigdemont ha apostado por construir "un país mejor que huya de estas prácticas antidemocráticas propias de país totalitario, en las que el Estado español está incurriendo estos últimos días al aplicar sin debate parlamentario" el artículo 155, que abre la puerta a la intervención de la autonomía catalana.

"No tienen ni el coraje de comparecer ante el Parlamento español y decirlo a los grupos parlamentarios y soportar un debate sobre por qué están practicando, sin decretarlo, un estado de excepción", ha denunciado y ha añadido: "están interviniendo la Generalitat sin ir al Parlamento (...) se están cargando sus propias leyes".

"A las primeras de cambio suprimen derechos básicos como la libertad de expresión, el derecho de reunión, la libertad de información, la de imprenta, que es una cosa que quizás los últimos que lo recuerdan vivieron la dictadura del general Franco", ha afirmado.

Tras recordar que Rajoy "no está solo" porque a sus medidas se han sumado de manera "entusiasta" el PSOE y Cs, ha agradecido que Podemos haya "salido físicamente de este pensamiento único del Gobierno, del Congreso y de la prensa".

Previamente, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha destacado que a medida que se acerca el 1-O el Gobierno del PP se supera: "Guardia Civil, Fiscalía, juzgados, incautar todo lo que sea posible... No somos delincuentes, iremos hasta el final. Y que les quede claro que a cada amenaza responderemos con más democracia, con más votos y más urnas".

Por su parte, el vicepresidente primero del Parlament, Lluís Guinó, ha afirmado que "en democracia no se querella contra gente que no comete delitos" y ha pedido a la Fiscalía que "deje de atemorizar e intimidar".

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, ha sido la encargada de dar la bienvenida a los cerca de 2.000 asistentes al acto bajo la lluvia, con un irónico: "Bienvenidos a este acto ilegal".