EFEBruselas

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont relacionó este lunes su euroorden en Bélgica con el registro del domicilio en Madrid de uno de sus abogados, Gonzalo Boye, en relación con una operación contra el blanqueo de capitales vinculado con el delito contra la salud pública.

"'Lawfare' (guerra jurídica) a todo trapo. Cuando alguien les gana las partidas y los deja en evidencia, embestir sin miramientos. Ahora que encaramos la tercera euroorden, a Gonzalo Boye le pretenden dificultar su trabajo. No lo conseguirán", señaló Puigdemont en la red social Twitter.

El líder independentista huido a Bélgica en 2017 y reclamado por el Tribunal Supremo por presunta sedición y malversación en la causa del "procés", trasladó "todo el afecto a su familia y trabajadores del despacho" del letrado.

Gonzalo Boye, que coordina la defensa internacional de Puigdemont, acompañó al político posconvergente la pasada semana en Bruselas en la comparecencia en sede de la Fiscalía ante un juez de instrucción en Bélgica a propósito de la euroorden reactivada por el Tribunal Supremo contra el político con residencia en Waterloo (Bélgica).

Puigdemont rechazó su entrega a España y la primera vista del caso se celebrará ante un tribunal de primera instancia en Bruselas el próximo día 29 de octubre.

El abogado que representa a Puigdemont en Bélgica en lo relativo a la Orden Europea de Detención y Entrega es el experto belga en extradiciones Paul Bekaert y su hijo Simon Bekaert.

Fuentes próximas a la investigación han señalado a Efe que el registro se está practicando en el domicilio de Boye en Madrid y que el abogado no está detenido.

El comentario del líder de JxCat fue difundido en las redes sociales a propósito de una operación vinculada a la causa judicializada de José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, de 62 años que coordina la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional y que desarrollan agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional.

El histórico narcotraficante gallego fue detenido en febrero de 2018 junto a una veintena de presuntos miembros de su banda acusados de los delitos de tráfico de drogas, blanqueo y pertenencia a organización criminal de extrema gravedad.

Las investigaciones apuntaban que Miñanco lideraba una importante red de narcotraficantes desde 2016, meses después de que se le otorgara la semilibertad, lo que le permitía dormir diariamente en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras (Cádiz). De hecho, fue arrestado cuando salía de ese centro.

Fuentes de la Audiencia Nacional han informado de esta operación en la que se están practicando varios registros en una causa que es secreta.