EFEBruselas

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont anunció este martes que convocará a los cargos electos catalanes para analizar el rumbo que debe tomar el proceso independentista tras la sentencia del Tribunal Supremo.

Del mismo modo, subrayó su rechazo a la violencia tras la entrada en prisión provisional de siete miembros de los comités de defensa de la república (CDR) por presuntamente preparar actos de índole terrorista, y afirmó que no tiene previsto abandonar Bélgica cuando se anuncie la sentencia del Supremo sobre los líderes independentistas.

"El Consejo de la República ha decidido convocar, después de la sentencia, la asamblea de cargos electos de Cataluña, que como saben es una asamblea que forman los cargos electos de las diferentes cámaras parlamentarias y nuestras instituciones locales", declaró el político durante una rueda de prensa en Bruselas tras la reunión del Consejo de la República, que busca promover la independencia catalana.

Coincidiendo con el segundo aniversario del referendo ilegal de independencia, añadió que en esa asamblea se pondrán en marcha y se aprobarán la dirección y estrategia en que entrará el "procés" tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio contra los líderes independentistas catalanes.

En cualquier caso, apuntó que él no da instrucciones al presidente de la Generalitat, Quim Torra, ni al Parlamento catalán, y subrayó que respeta los procesos del Ejecutivo y la cámara autonómicos.

"Nosotros respetamos las responsabilidades de cada institución y, por descontado, al primero, al presidente Torra. El presidente Torra es el presidente de Cataluña, escogido por el Parlamento de Cataluña, y ejerce esta responsabilidad con plenitud. Por tanto, no somos quienes debemos darle instrucciones y él no las recibiría tampoco", expuso.

Sin embargo, admitió que los diferentes actores políticos e institucionales del independentismo "intentan hablar para poder dar una respuesta lo máximo de unificada posible a la sentencia desde los diferentes frentes".

En cuanto a los preparativos para la asamblea de cargos electos, Puigdemont constató que "se han hecho algunas llamadas a representantes no de instituciones (...), sino a los responsables de las entidades municipalistas, a los representantes de los grupos parlamentarios".

"Efectivamente, sí que es un llamamiento a todas las fuerzas democráticas que creen, que quieren, que ese problema se resuelva de forma democrática. Para nosotros la autodeterminación es tanto votar que sí como votar que no en un referéndum de independencia", contestó a la pregunta de si esa asamblea aspira a incluir también fuerzas políticas no independentistas.

Puigdemont resaltó, además, que la violencia "nunca ha sido una vía" para el movimiento independentista.

"La mejor respuesta que podemos dar es la que más incomode al Estado. Y al Estado no le incomoda la violencia, le gustaría tener un paisaje de violencia. Eso no se lo podemos dar", comentó.

"Claro que no hay ni directa ni indirectamente ningún apoyo a ninguna forma de violencia", insistió tras las informaciones según las cuales los CDR detenidos se reunieron en secreto en septiembre de 2018 con su hermana, Anna Puigdemont, para entregarle "documentación sensible" y establecer "comunicaciones seguras" entre el expresidente y su sucesor Joaquim Torra.

Sobre esa información, consideró que forma parte de una "construcción" para conseguir "su extradición".

"No tengo ninguna relación ni directa ni indirecta. Yo no necesito personas interpuestas ni para hablar con el presidente Torra ni para hablar con quien quiera que yo hable", explicó.

Preguntado por si tiene previsto abandonar Bélgica cuando se publique la sentencia del Supremo si esta es condenatoria y se reactiva la euroorden en su contra, respondió que no tiene pensado dejar el territorio belga.

"Si (la sentencia) sale en las próximas semanas, pues estaremos aquí. Si antes de la sentencia hay una orden de extradición y nos extraditan, pues a lo mejor la estaremos viendo desde otro sitio. Pero si la pregunta va por si tengo previsto, como se ha publicado, ir a un país donde no haya convenio de extradición, ya le aseguró que rotundamente no", declaró.

En ese sentido, dijo estar sorprendido por los artículos de periódicos que le atribuyen viajes a Catar y otros países de Asia y Oceanía.

Así, destacó que todos los consejeros catalanes huidos al extranjero están "preparados" para afrontar una nueva euroorden desde Bélgica y que llevan listos "hace más de un año".

Interrogado por la posibilidad de que una nueva euroorden incluyera la acusación de terrorismo, consideró que "todo es posible", pero añadió que "probablemente eso indica también el grado de desesperación" en España.

En cuanto a las declaraciones del presidente español, Pedro Sánchez, en las que afirmaba que es posible activar el artículo 155 con un Gobierno en funciones, Puigdemont dijo que "probablemente" sea así, pero matizó que un Senado disuelto para la celebración de elecciones no puede respaldarlo, como exige la Constitución.