EFEBarcelona

El vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, ha negado este miércoles que hubiese un "acuerdo verbal", y menos aún escrito, con ERC para formar una delegación para la mesa de diálogo exclusivamente con consellers: "No nos excluimos de la mesa, hemos sido excluidos de la mesa. Nos sentimos vetados".

Ayer martes, a un día de la reactivación de la mesa de diálogo, estalló una crisis en el seno del Govern a raíz del intento de JxCat de incluir a Jordi Sànchez, Jordi Turull y Míriam Nogueras en la delegación de la Generalitat, nombres que vetó el presidente catalán, Pere Aragonès, por no ser consellers.

En declaraciones a RAC 1, Puigneró ha descartado modificar la propuesta de nombres de JxCat: "Si no cambian las circunstancias de este veto, es evidente que no podremos ir a la mesa porque no nos dejarán entrar".

"Es muy feo vetar a Jordi Turull y Jordi Sànchez. Alguien nos tendrá que explicar si esta era una condición sine qua non del Gobierno de España para sentarse a negociar", ha señalado Puigneró, que ha afirmado: "A nosotros nos podría no gustar alguna de las personas" de ERC en la mesa, pero JxCat "acepta" todos los nombres.

Puigneró, principal voz de JxCat dentro del Govern, ha negado que hubiese un acuerdo con Aragonès para designar exclusivamente a consellers para la mesa de diálogo.

Es cierto que "ha habido conversaciones", pero la inclusión únicamente de consellers "era una voluntad" de ERC, no un compromiso de JxCat, que según Puigneró se ha ceñido a la letra del acuerdo de legislatura sellado antes de la investidura de Aragonès.

"Cada parte debe poder nombrar a las personas que crea conveniente", ha insistido Puigneró, que considera "sorprendente" que no se permita a JxCat situar en la mesa de diálogo a piezas clave de partido como Jordi Sànchez y Jordi Turull.

Y ha advertido: "Si alguien se piensa que este conflicto entre Cataluña y España se podrá resolver sin la participación de JxCat, va mal encaminado".