EFEMadrid

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha aceptado el encargo el Rey de intentar formar Gobierno y para ello se pondrá a trabajar "desde mañana mismo" para buscar los apoyos en el Congreso, aunque no ha garantizado que acuda finalmente a la investidura si no consigue los votos necesarios.

"No conviene adelantar acontecimientos, y mucho menos en circunstancias como éstas que estamos viviendo", ha dicho Rajoy en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa después de entrevistarse con Felipe VI que ha cerrado hoy la ronda de consultas con los líderes políticos para la formación del Gobierno.

El líder del PP ha avanzado que va poner todo su esfuerzo para ser presidente del Gobierno "con altura de miras" y se ha comprometido a que, cuando acabe esas negociaciones, para las que ha pedido "un tiempo razonable", informará de si cuenta con esos apoyos para "una eventual investidura".

Es decir, si está en condiciones o no de formar el Ejecutivo y de someterse a la confianza del Congreso.

Según sus palabras, ese objetivo le llevará a "redoblar esfuerzos" en la nueva etapa de negociaciones, dando preferencia a las formaciones constitucionalistas, con los que a su juicio ve "razonable" forjar acuerdos ante los desafíos que tiene España por delante.

Rajoy, que ha señalado que sus contactos serán públicos o privados en función de lo que deseen sus interlocutores, ha confiado encontrar en ellos la misma voluntad de entendimiento porque cree que hay más cosas que unen que las que separan.

Las dudas sobre la investidura que ha dejado Rajoy han provocado la reacción airada de los portavoces de la oposición, que han denunciado que el líder del PP no puede eludir someterse a la confianza del Congreso una vez que el Rey le ha propuesto formalmente como candidato a la Presidencia del Gobierno.

La propia presidenta del Congreso, Ana Pastor, tampoco ha aclarado si es posible esa hipotética renuncia y se ha remitido al documento firmado por Felipe VI y ratificado por ella misma, así como a lo que establece el artículo 99 de la Constitución sobre el proceso de investidura.

Pastor, eso sí, ha anunciado que concederá "un tiempo" indeterminado a Rajoy para que intente buscar los apoyos para un futuro debate de investidura, para el que todavía no ha puesto fecha.

Un artículo 99 de la Carta Magna invocado por dos de los partidos a los que el presidente en funciones ha pedido colaboración, el PSOE y Ciudadanos.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha exigido a Rajoy que se presente a la investidura, "le guste o no le guste y tenga o no los votos suficientes" porque lo contrario sería "irresponsable e inconstitucional".

Según Hernando, el planteamiento de Rajoy "es de una gravedad constitucional elevadísima", al ser la primera vez que ocurre en democracia que el candidato propuesto pone en duda si se someterá o no a la investidura.

"Debería rectificar cuanto antes", ha avisado el portavoz socialista, que considera "inaceptable e irresponsable" que el presidente del Gobierno "especule" con esta posibilidad cuando "no está en su mano", una vez que ha recibido el encargo del Rey.

Y es que para Hernando, Rajoy "tiene que presentarse, no puede dar la espantada en diferido y no puede volver a huir del Parlamento".

También Ciudadanos, que se ha comprometido a abstenerse en la segunda votación de investidura, ha criticado la actitud de Rajoy.

El vicesecretario general del partido, José Manuel Villegas, ha alertado de que "no caben aceptaciones condicionadas" y le ha emplazado a que disipe en las próximas horas "las dudas que ha sembrado".

Villegas ha reconocido que se han quedado "algo sorprendidos" por la manera en que Rajoy ha aceptado la propuesta del Rey pero, en cualquier caso lo ha calificado de "buena noticia".

También espera que la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ponga fecha a la sesión de investidura en los próximos días para cerrar las sombras de incertidumbre que se ciernen sobre el proceso.

En cualquier caso, Ciudadanos está dispuesto a hablar con Rajoy, pero no para negociar su voto en esa investidura porque el partido naranja ya tiene comprometida su abstención en la segunda votación.

Críticas al líder del PP que han llegado también de Podemos, que considera que el hecho de que Rajoy no haya garantizado que acudirá a la investidura si no tiene los apoyos necesarios supondría que acepta el encargo del Rey "en diferido".

Aunque los dirigentes de Podemos no han comparecido ante los medios para evaluar el anuncio de Rajoy, sí lo han comentado con cierta ironía en las redes sociales.

"Sólo Rajoy es capaz de decir que acepta presentarse pero que no lo hará hasta que pueda presentarse. Genio y figura", bromea Pablo Iglesias.

Al igual que su 'número dos', Íñigo Errejón, que ha terciado: "Rajoy acepta en diferido, salvo alguna cosa. La fecha ya tal".

Fuentes del Gobierno han salido al paso de las reacciones de algunos partidos, como el PSOE o Ciudadanos, negando que sería inconstitucional que Rajoy no se sometiera a una sesión de investidura tras haber aceptado el encargo del Rey.