EFEMadrid

Con Mariano Rajoy como maestro de ceremonias, y una gran expectación mediática, el líder del PP, Pablo Casado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se han reencontrado tras 43 días sin coincidir, momento que ha quedado plasmado en un posado con el expresidente colocado entre ambos.

El protocolo en el Casino de Madrid estaba medido para que el reencuentro entre ambos se produjese en un photocall, con los periodistas reunidos tras un control de seguridad, cercano a la sala de prensa habilitada para seguir la presentación del nuevo libro de Mariano Rajoy, "Política para adultos", a través de un plasma.

El alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha sido el primero en llegar y ante los medios ha negado que el reencuentro de Casado y Ayuso fuera un milagro y que este miércoles no se cerraban heridas porque para ello debían estar abiertas.

Almeida ha sido el primero en hacerse una foto con Rajoy. Después ha entrado Díaz Ayuso y han posado los tres juntos. Y cuando todos estaban ya en la sala, ha llegado Casado y el expresidente ha salido a su encuentro para hacerse la foto de rigor.

Los periodistas no han podido ver el primer reencuentro de Díaz Ayuso y Casado, pero sí les han visto posar juntos en una foto de familia, aunque entre ellos estaba Mariano Rajoy, que ha intentado sin éxito colocar a la presidenta madrileña junto al líder del PP.

En cualquier caso, ambos han compartido después unos segundos de conversación en un lateral, que se han visto interrumpidos por los reporteros, que han roto el cordón para poder captar el momento.

Una nube de periodistas les ha seguido entonces, con preguntas que en el ruido de la melé no era sencillo saber si han tenido o no respuesta, muestra del interés en ver si hay tensión entre ambos por la pugna entre Génova y Díaz Ayuso por el control del PP de Madrid.

Ya en el interior de la sala, donde hay cámaras pero no redactores, Casado y Ayuso se han sentado en la primera fila y el periodista Carlos Herrera ha iniciado el acto con una alusión a los encuentros y los milagros que produce la Navidad y al preguntar al expresidente Rajoy si está satisfecho, ha asentido, entre las risas del auditorio.