EFEMadrid

Sanidad reúne este miércoles a las comunidades para analizar la evolución de la pandemia y la vacunación, después de que el martes se registrara la primera caída de la incidencia de la sexta ola de la covid, lo que podría confirmar que esta semana se ha alcanzado el pico de contagios de este período.

Según la última actualización de datos del martes, la transmisión por covid bajó 91 puntos, hasta los 3.306 casos, con un descenso en el número de contagios desde el lunes (94.472 nuevos positivos), aunque la presión en planta (15,1 %) y en las unidades intensivas de los hospitales (23,6 %) apenas logra desahogarse al registrarse diariamente casi las mismas altas (2.505) que ingresos (2.410) de pacientes.

Estos datos podrían confirmar que la sexta ola, que ha dejado casi 3 millones de contagios en solo mes y medio, debido a la variante ómicron, habría tocado techo. No obstante, habrá que esperar ya que este martes Murcia y Castilla La Mancha no han notificado nuevos contagios en las últimas 24 horas.

En cualquier caso, en el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles, Sanidad y las comunidades abordarán el cambio de tendencia de la pandemia que ha constatado la consejera del País Vasco, Gotzone Sagardui, tras una "lenta bajada" de la evolución epidemiológica, como han notificado también Galicia y la Comunidad Valenciana.

En la Comunidad Valenciana, su presidente Ximo Puig también ha observado que en esta semana se puede dar el techo de contagios pero con cautela ha apelado a la "máxima autoexigencia en mascarilla, vacunación, distancia y ventilación".

Si bien las comunidades trasladarán a Sanidad el nuevo escenario que se avecina, otras, como Cataluña abordan las restricciones y, de momento, solo eliminan el toque de queda nocturno, que decaerá a partir de la medianoche del jueves al viernes.

Por contra, siguen los aforos, el límite de reunión, el cierre del ocio nocturno y la exigencia de certificado covid.

En el último Consejo Interterritorial, el Ministerio de Sanidad se mostró decidido a dar pasos hacia un cambio en el sistema de conteo y análisis de la covid en un afán de "gripalizar" el coronavirus por entender que la pandemia entraba en un "nuevo estado" y había que adaptar los recursos.