EFEMadrid

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha calificado hoy de "imprudente" el hecho de que no se haya aplicado el artículo 155 de la Constitución para convocar elecciones en Cataluña a escasos días del pleno del Parlament que podría aprobar la declaración unilateral de independencia.

En un coloquio organizado por el periódico La Razón, Rivera ha pedido al Ejecutivo que lo haga "por la lealtad" política que ha mantenido Ciudadanos en aquellas ocasiones en las que el PP no ha contado siquiera con el apoyo de partidos constitucionalistas como el PSOE.

"Con fecha y hora para la declaración de independencia es el momento de actuar con la Constitución", ha exclamado el líder de Ciudadanos, quien ha insistido en que si hay declaración unilateral la situación empeorará aún más.

En este sentido, ha recalcado que solo contempla la posibilidad de unas elecciones autonómicas, en la que vaticina que los partidos independentistas perderán escaños.

Rivera ha insistido en que no existe otra alternativa y ha mantenido que tampoco es el momento de reprobar, como pide el PSOE, a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por la actuación de la Policía y la Guardia Civil en Cataluña el 1-O.

Ha recalcado que no negociará con partidos independentistas, que solo son válidas las urnas y que el problema en Cataluña tampoco se soluciona con ceder más competencias.

Ello representaría, ha proseguido el líder de la formación naranja, "torcer el brazo más aún" ante una "ideología hegemónica" y "supremacista" que se impone ante las libertades.

Rivera ha criticado que no tiene sentido que se proponga un "mediador internacional" para la cuestión catalana porque equivale a reconocer que España no es un país democrático.

Ha calificado también de sinsentido que el líder de Podemos, Pablo Iglesias se haya postulado como mediador entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carlos Puigdemont, una propuesta rechazada por el Ejecutivo.

Ha ironizado Rivera con que la propuesta de Iglesias equivale a que alguien se le ocurra que el presidente del Real Madrid Florentino Pérez "sea arbitro" en un partido de fútbol.

Asimismo, ha opinado que el independentismo "va ganando la batalla de la propaganda" a nivel internacional, ya que cree que el Gobierno ha menospreciado "la fuerza comunicativa" a nivel político del separatismo y eso, ha dicho, "es para hacérselo mirar largo y tendido".