EFEMadrid

El senador de ERC Raül Romeva, en prisión preventiva por la causa del "procés", se ha acreditado como parlamentario de la XIII Legislatura en apenas siete minutos y seguidamente ha regresado a la prisión de Soto del Real (Madrid) en el mismo coche de la Guardia Civil que lo ha traído hasta el Senado.

Romeva tan solo ha permanecido media hora en el edificio de la Cámara Alta, permanentemente custodiado por policías de paisano de la comisaría del Senado, quienes le han acompañado para que pudiera cumplir con la tramitación de sus credenciales de senador según lo dictaminado por el auto del Tribunal Supremo, que también le ha autorizado a asistir mañana a la sesión constitutiva del Senado.

Una vez que ha accedido al garaje del edificio, diez minutos antes de las diez de la mañana, en un vehículo negro sin distintivos de la Guardia Civil, los agentes de la Policía Nacional se han hecho cargo de él y le han conducido por los ascensores hasta la tercera planta del palacio.

Allí le aguardaba la portavoz del grupo, Mirella Cortès, quien se ha encaminado por el pasillo hacia él para recibirle con dos besos y un abrazo; en esos momentos Romeva caminaba rodeado por los policías y otros senadores del grupo parlamentario de ERC, que cuenta con 13 representantes en la nueva legislatura.

Mientras numerosos medios de comunicación seguían la escena, Romeva y sus acompañantes se han adentrado en la Sala Clara Campoamor, donde los nuevos senadores presentan las credenciales expedidas por las Juntas Electorales Provinciales que les acreditan para la Legislatura que arranca mañana.

Allí, los servicios del Senado "lo tenían todo preparado", según ha relatado luego Cortès a los periodistas, y por ello ha podido completar todos los trámites en un tiempo récord de siete minutos, cuando lo habitual es que los senadores más rápidos empleen cuanto menos un cuarto de hora.

El auto del Tribunal Supremo que permitía que realizara personalmente su acreditación señalaba que Romeva debería permanecer "debidamente custodiado" por las fuerzas de seguridad y que la tramitación se efectuaría "sin dilación" para después ser reintegrado a prisión "a la mayor brevedad posible".

Cortès ha señalado que aunque han intentado conversar con él mientras realizaba las gestiones, apenas han tenido tiempo de intercambiar algunas impresiones; le ha visto "muy tranquilo" y le ha dicho, de cara a las elecciones del próximo domingo: "Salimos a ganar".

Antes de entrar en el ascensor que lo llevó de nuevo hasta el garaje del Senado, los otros doce senadores de ERC le han despedido con un aplauso tras estrecharle las manos.

Mientras se dirigía en el vehículo de la Guardia Civil a la cárcel de Soto del Real, en su cuenta de Twitter Romeva ha publicado el siguiente mensaje en catalán: "Somos políticos, hacemos política y la continuaremos haciendo. Hoy he recogido el acta pero no solo el acta, gracias a todos y todas por el cariño. Adelante!".

Raül Romeva abandonó el Palacio del Senado rumbo a prisión a las diez y veinte de la mañana.