EFEMadrid

El exgeneral venezolano Hugo Armando Carvajal, que fue jefe de la contrainteligencia con Hugo Chávez y también con Nicolás Maduro, ha salido ya de la prisión de Estremera (Madrid), una vez la Audiencia Nacional ha dictado su libertad tras rechazar extraditarle a Estados Unidos.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, Carvajal ha abandonado la cárcel esta tarde madrileña una vez se ha notificado al centro penitenciario el auto de libertad dictado esta mañana por el tribunal.

La Audiencia Nacional ha decidido excarcelarle después de denegar su extradición a Estados Unidos por delitos de narcotráfico, aunque los motivos por los que ha tomado esta decisión no se conocerán hasta mañana, cuando se notificará el auto resolviendo la reclamación de entrega de la justicia norteamericana.

El tribunal presidido por el magistrado Alfonso Guevara ha tardado muy pocos días en tomar la decisión, ya que la vista de extradición se celebró el pasado jueves 12.

En ella, Carvajal alegó que su reclamación por parte de EE. UU. por delitos de narcotráfico carece de fundamento y responde a motivaciones políticas, ya que este país, dijo su abogada, lo que pretende en realidad es sacarle información sobre el gobierno de Chávez.

"Yo en la justicia de Estados Unidos no confío, el solo hecho que me hayan hecho lo que hicieron es suficiente motivo. No voy a tener derecho a la defensa de ningún tipo y a promover pruebas tampoco", dijo ante el tribunal.

Y explicó que todos los que pueden testificar en un proceso contra él "están o sancionados o con la visa retirada en Venezuela, otros presos en México y otros muertos, como es el caso del presidente Chávez, que era quien me daba las ordenes directas a mí".

Carvajal, que se declara ahora seguidor del opositor Juan Guaidó, aseguró sentirse perseguido tanto en EE. UU. como en Venezuela por el presidente Maduro, con quien también sirvió un tiempo como jefe de la contrainteligencia militar: "A Maduro lo conozco lo suficiente y sé de lo que es capaz".

EE.UU. le reclama por haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir cocaína en el país norteamericano.

En su petición de extradición, a la que tuvo acceso Efe el pasado mayo, la justicia estadounidense afirmaba que su intención era "inundar" Estados Unidos con toneladas de cocaína, que introducía con ayuda de la guerrilla colombiana.

Según la corte del distrito sur de Nueva York, el Gran Jurado le imputa ser miembro desde 1999 de la organización de narcotraficantes El Cartel de los Soles, compuesta por oficiales venezolanos de alto rango.

Sus objetivos, indicaba la petición, no solo eran enriquecer a sus miembros, sino también usar la cocaína "como un arma" contra el país norteamericano, por "los efectos adversos de la droga en los usuarios individuales y el potencial daño social que causa la adicción a la cocaína".

En la vista de extradición, Carvajal, apodado el Pollo, sostuvo que si se vio con jefes de las FARC fue para ayudar a su traslado a Venezuela para asistir a sus reuniones en el marco del proceso de paz, bajo las órdenes de Chávez y con conocimiento del gobierno de Colombia.

"La responsabilidad que yo tuve con ese grupo, de buscarlos en la frontera y llevarlos a Caracas y a Cuba, y viceversa, era una cuestión de seguridad netamente mía", pero en los vehículos, ha apostillado, no había droga como sostiene EE. UU., sino jefes de la guerrilla colombiana.

La decisión del tribunal de la Audiencia Nacional de no entregar a Carvajal va en contra del criterio de la Fiscalía española, que consideraba que se daban todos los requisitos para extraditarle y que en la demanda de EE. UU. se concretaban "con suficiente precisión" las actividades delictivas por las cuales se le reclamaba.