EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretende liderar junto al canciller alemán, Olaf Scholz, la socialdemocracia europea, que considera que es la mejor receta para regenerar el continente tras la crisis provocada por la covid-19 y atendiendo especialmente a los ciudadanos más desfavorecidos.

Sánchez recibirá a Scholz este lunes en el Palacio de la Moncloa en la que será la primera visita del canciller a España desde que asumió su cargo en diciembre tras relevar a Angela Merkel.

Desde hace semanas ha habido contactos entre los gabinetes de ambos líderes para concertar esta cita, a la que fuentes del Gobierno otorgan una gran relevancia para certificar la colaboración que va a existir entre sus ejecutivos tanto en el ámbito bilateral como el internacional y, especialmente, europeo.

El mensaje que se lanza desde Moncloa es que Sánchez y Scholz tienen una gran sintonía tras haber coincidido en numerosos actos de los socialistas europeos y son las cabezas más visibles, aunque no las únicas, del fortalecimiento de la socialdemocracia en Europa.

Las fuentes citadas subrayan a Efe que Sánchez desea que ese robustecimiento de la socialdemocracia lleve aparejado el de toda la Unión Europea con el impulso de políticas que sirvan para dejar atrás las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

SCHOLZ, UNA PIEZA CAPITAL

En muchas de sus intervenciones repite que las medidas adoptadas por la UE ante esta situación son radicalmente distintas a las que se aplicaron en la última crisis financiera, y en ese camino aspira a que se persevere.

Para conseguirlo, se insiste desde el Gobierno, Scholz es una pieza capital.

Esa alianza hispano-alemana recalcan que no va en detrimento de las relaciones de Sánchez con otros líderes europeos que no pertenecen a la familia socialdemócrata, como el presidente francés, Emmanuel Macron, y con los que se comparten también muchos postulados.

Así afirma el Ejecutivo que se evidenció en la videollamada que esta semana ha mantenido el jefe del Gobierno y el presidente francés, en la que abordaron la cumbre de la OTAN que se celebrará en Madrid los próximos 29 y 30 de junio y en la que Sánchez respaldó las prioridades de la presidencia europea de la UE que ostenta Francia en el primer semestre de este año.

Una conversación en la que coincidieron igualmente en la necesidad de que la UE avance en las negociaciones que permitan consensuar un Pacto sobre Migración y Asilo.

Sánchez confía que Scholz se vuelque también en ese objetivo y será uno de los asuntos que se tratarán en la reunión de este lunes, en la que se abordarán también, entre otros cuestiones, la preparación de la cumbre de la Alianza Atlántica, las relaciones bilaterales, la política energética comunitaria, la reforma de las reglas fiscales de la UE y la amenaza que Rusia supone para Ucrania.

REGLAS FISCALES DE LA UE

Hay coincidencia en los gobiernos español y alemán en muchos de esos aspectos y se espera una "visión realista" de Alemania en el debate sobre los límites de deuda y déficit público que se decidirán tras haber suspendido desde 2020 el Pacto de Estabilidad europeo.

Scholz preside un Gobierno de coalición en el que la cartera de Finanzas está en manos del liberal Christian Lindner, quien esta semana ha asegurado ante el Parlamento alemán que en el debate sobre la reforma de las normas fiscales comunitarias Alemania está abierta a todo lo que sea "razonable".

Lindner defendió como "condiciones irrenunciables" para la estabilidad la existencia de "reglas transparentes" y la importancia de la "responsabilidad individual" en materia de política fiscal de cada uno de los estados miembros.

Sánchez y Scholz ya han expresado igualmente su rechazo a la posibilidad planteada por la Comisión Europea y avalada por países como Francia de considerar como energía limpia la nuclear.

Pero Alemania se ha venido distanciando de la propuesta española para adoptar medidas conjuntas en los mercados del gas y la electricidad en la UE ante el encarecimiento de los precios energéticos.

Tras su reunión, el jefe del Ejecutivo y el canciller comparecerán ante los periodistas, una convocatoria que demuestra la importancia que se otorga al encuentro ya que desde que comenzó la pandemia de coronavirus será la segunda rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa de Sánchez con otro jefe de gobierno.

El único precedente fue el 8 de julio de 2020, cuando compareció y respondió a las preguntas de los informadores junto al entonces primer ministro italiano, Giuseppe Conte.