EEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, coincidirá en la cumbre UE-África de Bruselas con el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, y con el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, y participará en una mesa sobre migración copresidida por Marruecos.

Los líderes de la Unión Europea y la Unión Africana están citados en la capital belga los días 17 y 18 de febrero con motivo de la sexta cumbre entre ambas regiones, que no tenían una reunión de estas características desde noviembre de 2017.

Para hacer más dinámicos los trabajos, los jefes de Estado y de Gobierno europeos y africanos se repartirán a lo largo de los dos días en siete mesas de debate.

Versarán sobre los siguientes temas: financiación para un desarrollo sostenible e incluyente; cambio climático y energía; paz, seguridad y gobernanza; integración económica; educación, cultura, migración y movilidad; agricultura; y sistema de salud y promoción de vacunas.

Cada una de ellas estará copresidida por uno o dos líderes europeos y otros tantos africanos, y participarán otros jefes de Estado y de Gobierno.

Sánchez, según fuentes del Gobierno, presidirá el jueves la mesa relativa a paz y seguridad junto al presidente de Mauritania, Mohamed Ould Ghazouani; y el de Ghana, Nana Akufo-Addo; y participará el viernes en la que se hablará sobre migración y educación.

Esta última mesa estará copresidida por Marruecos, Portugal, Austria y Benin.

Aunque las fuentes españolas informaron de que Bruselas había avanzado que sería el presidente del Gobierno de Marruecos, Aziz Ajanuch, quien participaría en la cumbre, fuentes marroquíes han precisado que será el ministro de Exteriores, Naser Burita, quien representará al país.

Por tanto, Sánchez coincidirá con Burita en un foro que debatirá sobre la migración, un asunto de especial relevancia en las relaciones entre sus dos países y tras la crisis diplomática provocada por la acogida en España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, y la posterior avalancha de emigrantes irregulares que entraron en Ceuta en mayo del año pasado.

Gali también asistirá en Bruselas a la cumbre UE-África como miembro que es de la Unión Africana y, por tanto, Sánchez coincidirá con él al menos en las sesiones de apertura y clausura de este evento y en la cena oficial prevista para la noche del jueves.

La última vez que el presidente del Gobierno se refirió públicamente a la relación bilateral con Marruecos fue el pasado 2 de febrero en la rueda de prensa que ofreció en Dubai con motivo del Día de España en la Exposición Universal que alberga este emirato.

Allí aseguró que su objetivo es seguir fortaleciendo la positiva relación con un aliado que calificó de "estratégico" en áreas como la inmigración, la seguridad y el desarrollo económico.

La mesa que copresidirá Sánchez en Bruselas sobre paz y seguridad contará también con la participación, entre otros, del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y del Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell.

El Gobierno español considera esa reunión como un foro importante de reflexión para escuchar las necesidades africanas en materia de paz y seguridad y ante los diversos focos de inestabilidad que hay en el continente.

Para el Ejecutivo, no hay paz sin desarrollo ni desarrollo sin estabilidad paz y seguridad, y de ahí la importancia de colaborar entre ambas regiones.

Ese es uno de los objetivos generales de la cumbre UE-África, crear una nueva asociación estratégica de paz y seguridad en el continente africano.

España pone en valor la presencia de efectivos militares del país en las misiones de la Unión Europea en África y subraya que de las 18 misiones comunitarias en el exterior, 11 de ellas están en este continente y hay presencia española en todas ellas.

La aspiración del Gobierno es que haya "soluciones africanas para los problemas africanos", ya que considera que es esencial para que tengan éxito las misiones que se desplieguen en la región.

La situación del Sahel y la lucha contra el terrorismo serán cuestiones que se abordarán en esa mesa copresidida por Sánchez.

Durante la cumbre se da por hecho que sobrevolará la situación en Ucrania, una cuestión que se da por seguro que tratarán los líderes en los contactos informales que tengan entre ellos.

Está previsto que el presidente del Gobierno mantenga varias reuniones bilaterales, pero no se ha concretado aún quienes serán sus interlocutores.