EFELos Ángeles

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecerá el próximo 29 de julio en el Palacio de la Moncloa para hacer balance del curso político y económico y exponer el grado de cumplimiento de los compromisos del Ejecutivo.

Es habitual que el presidente del Gobierno protagonice a mitad de año y a final del mismo sendas conferencias de prensa en las que exponga su visión sobre lo realizado en los últimos meses y las perspectivas de futuro.

Inicialmente estaba previsto que Sánchez compareciese en esta ocasión el martes 3 de agosto, después de la última reunión del Conejo Ministros antes de dos semanas de interrupción por las vacaciones de verano.

Sin embargo, el propio jefe del Ejecutivo, en una conversación informal con los periodistas que cubren su gira económica por Estados Unidos, informó de que comparecerá en Moncloa el jueves 29 de julio, un día antes de la Conferencia de Presidentes que se celebrará en Salamanca.

No ofrecerá por tanto la rueda de prensa después de un Consejo de Ministros, ya que el de la próxima semana se convocará en martes como es habitual, sino que será una comparecencia específica dos días después.

Sánchez explicó que en esa convocatoria, como hizo ya en las últimas de este tipo, rendirá cuentas del cumplimiento de los compromisos del Ejecutivo.

El presidente del Gobierno restó trascendencia a las encuestas que auguran malos resultados para la coalición de Gobierno y se limitó a asegurar que hasta finales de 2023, cuando prevé que se celebren las elecciones, va a haber muchos sondeos.

Pero recalcó que él no está a lo que digan las encuestas, sino a la recuperación de la economía.

Sánchez justificó la necesidad de la crisis de Gobierno que acometió este mes en que han transcurrido 18 meses de legislatura que considera muy intensos y marcados por la pandemia de coronavirus.

"Hay meses que valen años", señaló para añadir a renglón seguido que cree que se necesitaba un impulso para seguir avanzando y haciendo cosas, algo que recalcó que es lo que diferencia al Gobierno de una oposición que afirma que se limita a hablar.