EFETeruel

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha considerado este jueves que el multipartidismo y la existencia de cada vez más fuerzas en el tablero electoral "no ofrece múltiples respuestas", sino que "aboca a un nuevo bloqueo".

Lo importante, por tanto, según ha dicho en un acto de precampaña celebrado en el Palacio de Congresos de Teruel, es que el próximo 10 de noviembre se concentre el voto "en el único partido que puede garantizar un gobierno progresista y estable", es decir, el PSOE.

Aunque ha asegurado que es importante que los socialistas no lleven a cabo una "campaña de reproches", ha cargado especialmente contra Ciudadanos y contra su líder, Albert Rivera, de quien ha dicho que ha dado "tantas vueltas que no sabe dónde está".

Ciudadanos, ha agregado, "está apuntalando gobiernos de un partido que se ha financiado irregularmente apoyado por la ultraderecha", en alusión a Vox.

"Rivera nos levanta ahora el castigo si nos portamos bien", ha añadido, pero también ha asegurado que el PSOE nada tiene que ver "con partidos políticos que pactan con la ultraderecha", a la que "le dan una influencia que no le dieron los ciudadanos" en las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo.

Sánchez, por tanto, aunque ahora Ciudadanos quiera "levantar vetos", no pide los votos del PP ni los de la formación naranja; solo les reclama que si tras el 10 de noviembre no hay una mayoría alternativa, "faciliten la formación del único gobierno que han pedido los españoles".

Y, en esa misma línea, ha lamentado los "trucos dialécticos", los "trampantojos" y los "espantajos" que a su juicio utiliza Unidas Podemos, que amenaza según Sánchez con que el PSOE va a pactar con PSOE y Ciudadanos para "ocultad lo evidente", que no es otra cosa que la formación morada "ha impedido cuatro veces un gobierno progresista del PSOE".

También ha criticado al PP de Pablo Casado, de quien ha manifestado que no hace campaña porque "no tienen proyecto político" más allá del que plantea el expresidente del partido José María Aznar, quien hace unos días, ha recordado Sánchez, reclamó dejar de hablar de cambio climático y apostó por incrementar la edad de jubilación a los 70 años, tal y como ha recordado Sánchez.

"El proyecto del PP es trabajar hasta que el cuerpo aguante y contaminar hasta que el planeta explote", ha lamentado el candidato socialista.

Sin falsas "autocomplacencias" ni "alarmismos", Sánchez ha enumerado los tres desafíos a los que se enfrenta España, como son el independentismo catalán, el "brexit" y el enfriamiento económico", que hay que encarar "con equipos y convicciones".

Sánchez, en el apartado de las promesas electorales, ha asegurado que su Gobierno, si consigue formarlo, aprobará una nueva ley de educación que derogue la actual, que supuso "uno de los mayores ataques a la educación en este país" y hará una apuesta "clara" por el empleo digno al derogar "los aspectos más lesivos de la reforma laboral".

También impulsará el empoderamiento femenino con una ley de igualdad laboral, otra de racionalización de horarios y la abolición de la prostitución, y fomentará medidas de emancipación de los jóvenes.