EFEMadrid

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, viaja este jueves a Bruselas para participar en el último Consejo Europeo del año, que espera sirva para dar un impulso a los compromisos de la Unión Europea en la lucha contra el cambio climático.

Sánchez participa en esta cumbre un día después de que el Rey le haya propuesto como candidato a la investidura y en plenas negociaciones del PSOE con el resto de fuerzas políticas para conseguir los votos necesarios y poder conformar el Gobierno de coalición con Podemos.

Para la delegación española, los asuntos clave de esta cumbre son la discusión relativa al cambio climático y el marco financiero plurianual.

Recuerdan desde Moncloa que Madrid se ha convertido estos días, con la celebración de la COP25, en el centro del debate mundial sobre la lucha contra la emergencia climática y en esas discusiones la UE ha mostrado su disposición de liderar esta materia.

Sánchez quiere llevar ese impulso a Bruselas y espera que se logre la unanimidad de los Veintiocho en torno al objetivo de la neutralidad climática para 2050.

Por eso España apoya la propuesta lanzada por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que plantea una reducción de entre el 50 y el 55 por ciento de las emisiones de carbono para 2030, muy superior al 40 por ciento inicialmente previsto.

España también apoya la propuesta de crear un mecanismo de control de carbono en frontera.

En cuanto al marco financiero plurianual, el Gobierno recuerda que España rechaza la propuesta de la Presidencia de turno finlandesa por considerarla insuficiente.

La propuesta finlandesa, recuerda Moncloa, supone un recorte de más de 47.000 millones respecto a la de la Comisión Europea y advierte de que tres cuartas partes del agujero financiero que deja la salida del Reino Unido se cubrirían mediante recortes, y eso es algo que España no quiere.

El Gobierno de Sánchez defiende además el mantenimiento de la Política Agraria Común y de la de Cohesión, por considerar ambas "útiles y vertebradoras" del territorio.

La cumbre volverá a discutir sobre el Brexit. Será en la segunda jornada, mañana viernes, y fuentes del Ejecutivo recuerdan que el debate dependerá mucho del resultado de las elecciones generales que se celebran hoy en el Reino Unido. Sánchez insistirá en su defensa de una salida ordenada de ese país de la UE.

También se hablará en este Consejo Europeo de las disputas comerciales internacionales y del bloqueo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que Moncloa considera preocupante porque supone un ataque al multilateralismo.

"El gobierno español quiere que la UE actúe con firmeza y unidad en esta guerra arancelaria que nos perjudica a todos", señalan las fuentes de Moncloa.