EFEMadrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que la integridad territorial de España y la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos de Ceuta y Melilla está garantizada "con todos los medios necesarios" y ha anunciado que viajará a sendas ciudades autónomas este mismo martes.

Así se ha expresado Sánchez en una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa a raíz de la llegada ilegal de miles de ciudadanos marroquíes a la ciudad autónoma de Ceuta en las últimas horas y de las entradas irregulares que se están registrando también en Melilla.

El jefe del Ejecutivo ha admitido que la llegada súbita de inmigrantes irregulares supone "una grave crisis para España y también para Europa", pero ha recalcado que se va a establecer el orden en Ceuta y en Melilla así como en las fronteras con la máxima celeridad.

"Seremos firmes para garantizar su seguridad ante cualquier desafío, ante cualquier eventualidad y bajo cualquier circunstancia", ha reiterado en dos ocasiones.

La integridad de Ceuta como parte de la nación española, su seguridad y la tranquilidad de sus residentes ha insistido en que están garantizadas por la acción del Gobierno "cualesquiera que sean las condiciones necesarias para ello y con todos los medios disponibles".

Así, ha recordado que el Ejército se desplegó en la madrugada pasada y se ha reforzado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Para demostrar la determinación con la que está actuando el Gobierno, ha informado de que viajará este mismo martes a Ceuta y Melilla.

Sánchez se desplazará primero a Ceuta, donde se encontrará con el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (quien ha viajado poco antes) y se reunirá con el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, y con la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos.

Después irá a Melilla acompañado también por Marlaska y se entrevistará con el presidente de la ciudad autónoma, Eduardo de Castro, y con la delegada del Gobierno, Sabrina Moh.

El jefe del Ejecutivo ha informado igualmente de que ha mantenido una conversación con el rey en la que le ha trasladado las líneas de acción que va a seguir el Gobierno y que serán coordinadas por un comité de situación que ha aprobado el Consejo de Ministros en su reunión de este martes.

Sánchez ha hablado con diversas autoridades de la UE (entre ellas el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el Alto Representante para la Política Exterior, Josep Borrell) para analizar conjuntamente la respuesta europea ante esta "inusitada crisis migratoria" en una frontera de la Unión Europea con Marruecos.

Tras agradecer las declaraciones en apoyo a España por parte de diversos integrantes de la Comisión Europea, ha dado cuenta de que también ha conversado con el líder del PP, Pablo Casado, para informarle de la situación y ha explicado que lo seguirá haciendo hasta que la tranquilidad vuelva definitivamente a Ceuta y a la frontera.

"Mi prioridad es la de garantizar el control del tránsito en la frontera con Marruecos, dotar a las ciudades de Ceuta y de Melilla de todos los medios necesarios para solventar la crisis humanitaria que supone esta llegada de personas y proceder a la devolución inmediata de todo aquel que haya entrado irregularmente", ha añadido.

Algo que ha recordado que es lo previsto en los acuerdos suscritos entre España y Marruecos.

Sánchez ha subrayado que siempre ha creído que Marruecos en un país socio y amigo de España y que así debe seguir siendo, y ha afirmado que siempre ha cuidado esa relación bilateral y desea estrechar aún más la relación.

"Los lazos humanos, históricos, culturales, económicos y estratégicos nos llevan a ambos países a cooperar y trabajar juntos para progresar conjuntamente", ha señalado.

Pero ha hecho hincapié en que para que la cooperación bilateral sea efectiva siempre ha de fundamentarse en el respeto.

"En el respeto a las fronteras mutuas, que es la base sobre la que se construye la vecindad de países amigos y las relaciones fructíferas para ambos", ha precisado.

Tras ese llamamiento al respeto, Sánchez ha vuelto a hacer una cerrada defensa de la integridad territorial de España y de la seguridad de todos los ciudadanos y a reiterar que el Gobierno las defenderá "en todo momento y ante cualquier desafío con todos los medios necesarios y conjuntamente con los socios europeos".